Halcón Avenida tira de oficio para ganar un típico y duro encuentro de Euroliga

 
ISABEL DE LA CALLE
Le costó arrancar a Halcón Avenida ante el eléctrico juego de las húngaras, que estuvieron muy acertadas sobre todo desde seis metros ante la canasta salmantina. A pesar de que Mondelo dio entrada de inicio a su quinteto estrella, el que más está utilizando en los últimos partidos, el entrenador catalán dio entrada pronto a Belinda Snell para desatascar el ataque charro. El recurso de Mondelo funcionó, ya que Snell, si bien se mostró más lenta de lo habitual, terminó con diez puntos el cuarto y dos triples importantes en su haber (uno de ellos puso a las charras por delante 19-18 por primera vez).

La pizarra de ambos técnicos se dejó notar sobre todo en las defensas. Ambos conjuntos utilizaron la zona para parar a su rival en algún momento, aunque las charras defendieron también en alternativa.

El segundo cuarto resultó igual de trabado en la cancha, con las defensas imponiéndose a los ataques. Destacó esta vez el trabajo de Anke de Mondt, que sumó ocho puntos y realizó un impecable trabajo defensivo. Gracias a la implicación defensiva de las charras, al descanso, las charras consiguieron irse con nueve arriba (36-27), la máxima ventaja lograda por el equipo local en lo que iba de partido.

En un choque de esta envergadura, Mondelo no arriesgó lo más mínimo y jugó en esta primera parte sólo con siete jugadoras (las cinco de inicio más Montañana y Snell). Xargay, indispuesta, no pudo ser de la partida y Sánchez, Gastaminza y Gil no gozan de la confianza del técnico para este tipo de encuentros.

En la reanudación, Pécs continuó defendiendo al límite, un límite permitido por un arbitraje típico de Euroliga, donde no se penan los contactos tanto como en las competiciones nacionales.

Las salmantinas volvieron a firmar un mal inicio, encajando un parcial de 10-3 con el que las húngaras se pusieron sólo a dos en el marcador (39-37). Sin embargo una gran asistencia de Silvia sobre Montañana y un triple de Anke dieron cierto respiro a las charras (44-37).

Sin embargo, la zona con la que insistió una y otra vez Mondelo no dio buen resultado a las charras, que sufrieron mucho para parar a Pécs. De hecho, las húngaras volvieron a ponerse tan sólo a dos puntos (46-44) en el minuto nueve y a uno en los segundos finales de los diez minutos (48-47).

A pesar de que Halcón Avenida había comenzado defendiendo mejor en el cuarto definitivo, una antideportiva de Snell encendió los ánimos de la afición, ya que Pécs volvía a ponerse a sólo tres puntos (54-51). Las charras no lograban despegarse ante una buena defensa húngara, que les obligó a renunciar a lo que más les gusta: correr.

De hecho, Halcón Avenida apenas tuvo oportunidades de celebrar un contraataque hasta el minuto cinco del último cuarto, para ponerse ocho arriba (62-54) y en el siete para lograr su primera renta de diez puntos (64-54), renta que a la postre sería definitiva.