Hablar por el móvil en un avión será técnicamente posible en "muy poco tiempo"

El uso del móvil a bordo y la posibilidad de hablar por teléfono en un avión será técnicamente posible en "muy poco tiempo", según ha explicado la directora de Seguridad de Aeronaves de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), Marta Lestau Sáenz.

"Técnicamente en muy poco tiempo las compañías españolas lo estarán implantando y se podrá tanto utilizar la conexión Wi-Fi a bordo como hablar por teléfono", ha explicado Lestau en declaraciones a RNE, recogidas por Europa Press.

Para ello, tanto la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA, por sus siglas en inglés) como la española Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) han realizado estudios de seguridad en aeronaves para comprobar que el uso de estos dispositivos "no va a interferir en los equipos a bordo" de un avión.

"Es cierto que puede haber compañías que cuando tengan determinados equipos a bordo y procedimientos que puedan permitir el uso de los teléfonos móviles en crucero irán aprobando sus procedimientos para poder hacerlo", aclaró.

De momento, desde este viernes es posible el uso de dispositivos electrónicos portátiles (PED), tales como móviles, tabletas o MP3, es posible durante todas las fases del vuelo (despegue, crucero y aterrizaje) pero siempre en 'modo vuelo o modo avión' --y por tanto que no estén conectados a Internet--, aunque la decisión final sobre su uso es de las aerolíneas.

Hasta ahora se permitía el uso de estos dispositivos a más de 10.000 pies durante el vuelo excepto en las fases "críticas", esto es, despegue y aterrizaje.

No obstante, el uso de portátiles por su volumen y peso no será posible en el despegue y aterrizaje, ya que debido al tamaño "deben estar almacenados".

España ha actualizado su normativa, con el fin de adaptarse a las directrices adoptadas recientemente por la Unión Europea (UE), para permitir el uso de dispositivos electrónicos portátiles (PED) durante todas las fases del vuelo.

Con la nueva normativa es en última instancia cada una de las compañías aéreas la que decide si los pasajeros pueden tener o no sus dispositivos electrónicos encendidos en todas las fases del vuelo.

Según confirmó Lestau, algunas compañías ya están de hecho trabajando en los procedimientos adecuados de seguridad para que puedan utilizarse, procedimientos que deben ser aprobados por la AESA.

De hecho Iberia, que está renovando sus aviones de largo radio, ya lo está equipando para poder ofrecer Wi-Fi y conectividad a bordo, funciones que se pondrán en marcha cuando se culminen los trámites administrativos ante las autoridades españolas.