“Había mucho temor ante posibles problemas de desabastecimiento o disturbios en el país”

Luisli Morales

Luisli Morales es una venezolana residente en Salamanca, que se encontraba en su país en el momento de la muerte de Chávez. Incertidumbre, temor y miedo a un posible caos en el comercio, llenó los supermercados de gente ansiosa por comprar…

“El pasado 4 de marzo, vimos en las noticias un parte del vicepresidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en el cual se anunciaba el agravamiento de la salud del presidente Chávez. En el país, se interpretó aquello como una preparación a la población para anunciar el desenlace final. Esto provocó el nerviosismo en la gente que comenzó a realizar compras para adquirir insumos alimenticios y combustible, previendo un posible desabastecimiento en todo el país”.

 

Éste es el testimonio de Luislis Morales Galindo, venezolana de nacimiento pero residente en Salamanca y licenciada en Filología Hispánica. En la actualidad es redactora gastronómica de latinamente.com y cuenta con un blog sobre cultura del vino llamado www.elogiosdelvino.wordpress.com. Así continúa su historia, cómo vivió la muerte de Chávez en primera persona…

 

“Vine a Venezuela por un motivo muy feliz, como es acompañar a mi hermano en su boda que tuvo lugar el pasado 2 de marzo. La situación de mi familia es la de muchas familias venezolanas cuyos hijos han emigrado por diferentes circunstancias. En Venezuela, nos encontramos con mi hermana y mi pequeña sobrina que viven en Chile y mi hermano, que recién contrajo matrimonio, acaba de instalarse en San José de Costa Rica”, relata Luislis Morales.

 

Precisamente por este hecho, prosigue, “compartimos el viaje de bodas con los recién casados y aprovechamos la circunstancia para pasar más tiempo con la familia. En la actualidad, nos encontramos en una bella región costera del Occidente del país y estando aquí recibimos el anuncio oficial de la muerte del presidente de la república, Hugo Chávez Frías”, recuerda Morales.

 

Así, recuerda que la enfermedad del presidente ha dado lugar a una ola de rumores. “Los partes médicos no eran dados no por profesionales de la medicina, sino por miembros del gobierno que narraban cómo evolucionaba la salud del mandatario”, critica.

 

Desde el 8 de diciembre, cuando Chávez viajó a Cuba para someterse a una cuarta intervención, “el país era un hervidero de especulaciones sobre la salud del presidente e incluso había quienes aseguraban que este ya había muerto hace días. Nosotros supimos del comunicado oficial del deceso cuando nos trasladábamos en coche a la ciudad de Punto Fijo para cenar. Nos llamaron al móvil para advertirnos que se estaba realizando el anuncio por radio y televisión”, recuerda Luisli Morales.

 

En ese momento, recuerda que al llegar al centro comercial, “respiramos una tensa calma. Muchos comercios cerraban antes de la hora prevista y el sitio, normalmente muy concurrido, comenzaba a quedarse vacío. Después de cenar, camino al hotel, vimos largas colas de vehículos esperando para repostar. Es obvio que había temor al desabastecimiento o a posibles disturbios en el país. Nadie sabe exactamente qué es lo que va a ocurrir”, rememora.

 

“Sabemos por las noticias de la televisión que el país está militarizado en previsión a posibles situaciones irregularidades y oficialmente se han decretado 7 días de duelo y se han suspendido las clases hasta el lunes. En Venezuela conocíamos de los quebrantos de salud del presidente desde hace 2 años, aunque nunca un jefe de equipo médico dio un parte profesional sobre su estado de salud. Conocíamos de su propia palabra y la de sus ministros la información sobre su salud, aunque nunca fue tan continúa y precisa como en esta última intervención que ha tenido un desenlace fatal”, señala Morales, que recuerda esos momentos.

 

Morales analiza ahora lo que puede pasar en el país con la muerte de Hugo Chávez, pero nada está claro. “El futuro está lleno de incertidumbre; el tema de qué pasará de hoy en adelante está permanentemente en nuestras conversaciones desde que se conoció la noticia. La Constitución prevé el nombramiento de un presidente interino y que en 30 días sean convocadas la elecciones presidenciales. Ésas son las formas, el fondo es un camino abierto y estamos expectantes”, reconoce.

 

Este viaje, que contaba con otro propósito se encontró con un hecho que, pese a que era previsible, nadie se terminaba de creer. Y Morales abandonará el país en breve: “Yo tengo billete de vuelta a Madrid para el viernes 8 y espero aterrizar el 9 allí para reunirme con mi familia en Salamanca. Espero que todo marche con normalidad, aunque desde allí me mantendré siempre al tanto de la situación de mi tierra con la que estoy en contacto de manera permanente”, concluye, con un testimonio que recuerda cómo se vivió en primera persona la muerte de Hugo Chávez.

Noticias relacionadas