Guindos admite que tras el nuevo margen de déficit "hay que mantener un ojo en la deuda pública"

Dice que el crédito ha de fluir para "quien se lo merece", que son las pymes y no los promotores y constructores


MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha admitido que, una vez que Bruselas ha concedido a España dos años más para reducir el déficit, "lo que hay que hacer es mantener un ojo en la ratio de deuda pública sobre el PIB", que ya se sitúa en el 86,9%, con más de 900.000 millones de euros, con lo que "cada vez tiene más importancia".

Interpelado por el senador de CiU Josep Lluis Cleries, Guindos ha defendido, no obstante, que este indicador ha repuntado en el último año en parte por las ayudas europeas al saneamiento de la banca, que han permitido que las entidades financieras "estén en una situación mucho mejor, con mayor solvencia y liquidez", pese a que persiste el "estrangulamiento" financiero.

En este sentido, ha asegurado que esta mejora es una "condición necesaria" para que vuelva a crecer el crédito "para quien se lo merece", que en su opinión son las pymes, que crean riqueza día a día, y "no los constructores y las inmobiliarias que hicieron inversiones sin sentido" en los años de la 'burbuja' inmobiliaria.

Dicho esto, ha llamado a la prudencia en las políticas expansivas, más aún cuando son, a su juicio, estériles si no van acompañadas de confianza y credibilidad en la economía. Por ello, ha apostado por seguir haciendo esfuerzos por reducir el déficit y ganar credibilidad, como paso previo para el crecimiento económico.

ANTES QUE IMPULSO FISCAL, CREDIBILIDAD.

"No se puede equiparar gasto público, sobre todo si es insostenible, con crecimiento", ha dicho, para añadir que "el problema de la economía española no de impulso fiscal, porque sin credibilidad no nos lo van a financiar".

"Ese era el gran problema de la economía y sin esa credibilidad no hay impulso fiscal los suficientemente grande que lleve al crecimiento", ha insistido.

En este punto, el ministro de Economía ha defendido que España va ganando poco a poco esa credibilidad, como refleja a su juicio una prima de riesgo ya por debajo de los 300 puntos básicos y las mejores condiciones de financiación con las que se está encontrando el Tesoro, las administraciones, la banca y las empresas.

Por su parte, el senador de CiU Josep Lluis Cleries, le ha echado en cara que el Gobierno no ha dispuesto ninguna medida encaminada a favorecer el crecimiento en el último año y medio, "pues solo se ha dedicado a subir impuestos y ha reducir el gasto público".

Cleries considera que toda la política económica del Ejecutivo "lo único que hace es impactar como freno de la actividad económica, no como estímulo".