Guardería sí o no, 10 beneficios para los más peques ya van 'al cole'

Foto: EP

Llega el período en el que los papás tengan que afrontar el momento de la inscripción a las escuelas infantiles y guarderías. Los progenitores tiene que tomar una de las decisiones más importantes de la corta vida de sus peques, como la de elegir el centro que mejor se adecúa a sus necesidades. 

Que un niño acuda a una guardería, que se escolarice tan temprano, es muy beneficioso, sin duda por la parte positiva que afecta a su desarrollo. Algo en lo que está de acuerdo Ana Muñoz, Directora del Departamento de Pedagogía de las escuelas Chiquitín, pues para ella dichos frutos son claros y contrastables. 


10 BENEFICIOS PARA LOS PEQUES AL ENTRAR EN UNA GUARDERÍA    

 

1. Facilita un desarrollo del niño personalizado, armónico y completo en todas las áreas, incluyendo las neurológicas, gracias al seguimiento realizado por todos los profesionales del centro (educadores, psicopedagogos, pediatras, nutricionistas).

 

2. Impulsa la socialización del niño en un contexto de grupo, ya que el modelo que ejercen los compañeros es una fuente de aprendizaje importantísima, más eficaz en muchos casos que la que ejercemos los adultos.

 

3. Favorece su autonomía en alimentación, higiene y descanso, gracias a que se posibilita probar, experimentar, equivocarse y... volver a intentarlo.    

 

4. Desarrolla una buena autoestima en los más pequeños al sentirse valiosos y queridos, siendo conscientes de todo lo que pueden lograr por sí mismos.

 

5. Favorece el desarrollo del lenguaje al encontrarse en un entorno lingüístico rico y estimulante que utiliza lenguajes verbales, gestuales, musicales y plásticos.

 

 6. Fomenta su creatividad al permitirle idear, crear y disfrutar con un gran número de materiales diferentes y seguros sin importar el resultado.

 

 7. Permite al niño enfrentarse a pequeños retos adaptados al momento evolutivo en el que se encuentre favoreciendo su desarrollo cognitivo y autoconcepto.

 

8. Potencia el aprendizaje utilizando el juego, el movimiento e implicando todos los sentidos, ya que son las principales herramientas que utilizan los niños para aprender.

 

9. Contar con los mejores profesionales, formados para favorecer con sus actuaciones y actividades, el desarrollo de cada niño de forma individualizada y coherente.

 

10. Colabora con las familias acompañándolas en estos mágicos primeros años para solventar dudas, resolver incidencias y compartir actuaciones y actividades con toda la comunidad educativa.

 

En resumen, "si la escuela infantil que hemos elegido es la adecuada cumplirá un papel muy importante en el desarrollo de nuestros hijos", asegura Ana Muñoz.

 

DE LOS 0 A LOS 3 AÑOS EL PERÍODO EN EL QUE LOS NIÑOS APRENDEN MÁS QUE EN CUALQUIER OTRA ETAPA DE SU VIDA

 

Desde hace cinco años, las escuelas infantiles Chiquitín implantaron en todos sus centros educativos AQUNE, un método propio de neuropedagogía aplicada que favorece la evolución de los más pequeños desde todos los ámbitos de desarrollo, incluyendo el neurológico, a la vez que evita las posibles dificultades que pudieran presentar en el futuro. 

 

Y es que parece que dejar a nuestros pequeños comenzar a desenvolverse por ellos mismos desde una edad tan temprana ayudaría a que puedan solventar futuros problemas por si solos. Se trata de la etapa desde los 0 a los 3 años cuando los niños aprenden más que en cualquier otra etapa de su vida, desarrollándose las capacidades que serán la base de todos los aprendizajes futuros. 


Por esta razón, la cantidad y calidad del proceso de aprendizaje también durante estos primeros años son fundamentales, dependiendo en gran medida del entorno en el que se desenvuelven y de los profesionales que les acompañan.

 

EL MÉTODO AQUNE, UN MÉTODO REVOLUCIONARIO PARA LOS MÁS PEQUES

 

Pero, ¿cuáles son los beneficios de dicho método? Pues el primero de ellos, la afectividad, porque AQUNE tiene muy presente el desarrollo de las emociones. "Sin afectividad, sin emoción, no hay aprendizaje", reza el lema de Chiquitín. 

 

En segundo lugar, la utilización de información sensorial precisa, coherente y cuidada, junto con la utilización de todo tipo de lenguajes verbales, gestuales, musicales... Con la frecuencia y corrección necesaria son también imprescindibles para AQUNE, ya que favorecen la creación de sinapsis y el afianzamiento y utilización de las redes neuronales. Incluso los niños podrían salir con "más de 2.000 palabras que habrán adquirido de una forma divertida a través de poesías, cuentos y canciones", asegura Ana Muñoz.

 

Y por último, el desarrollo neuromotor, reforzando el movimiento y los hitos de desarrollo. Eso sí, cada niño no es igual y por eso, la Directora del Departamento de Pedagogía de las escuelas Chiquitín asegura que: "Es esencial que cada niño pase por todos los momentos del desarrollo, a su ritmo y de forma ordenada. Forzar y tratar de especializar las capacidades de los niños de forma prematura es un error, los avances se logran personalizando y respetando su desarrollo natural".

 

No tengas miedo, nuestros peques tienen que comenzar a desarrollarse y si lo hacen desde el principio con buena letra, su evolución llegará a sorprendernos muy gratamente.