Griñán lamenta el fallecimiento de Agustín García Calvo, que fue catedrático en Andalucía

El presidente de la Junta de Andalucía y del PSOE, José Antonio Griñán, ha lamentado el fallecimiento del escritor, filósofo y dramaturgo Agustín García Calvo en la mañana de este jueves a los 86 años, destacando que ejerció como catedrático en la comunidad andaluza y que "se le recuerda con respeto".
SEVILLA/ZAMORA, 1 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Junta de Andalucía y del PSOE, José Antonio Griñán, ha lamentado el fallecimiento del escritor, filósofo y dramaturgo Agustín García Calvo en la mañana de este jueves a los 86 años, destacando que ejerció como catedrático en la comunidad andaluza y que "se le recuerda con respeto".

"Ha muerto Agustín García Calvo. Fue catedrático en Andalucía, hizo escuela y se le recuerda con respeto", ha indicado el presidente andaluz en un mensaje a través de su cuenta personal de Twitter, recogido por Europa Press.

García Calvo nació en Zamora el 15 de octubre de 1926 y a lo largo de su extensa obra ha sido reconocido con diferentes premios, entre ellos, el Premio Nacional de Ensayo en 1990 gracias a 'Hablando de lo que habla. Estudios de lenguaje', una recopilación de sus artículos.

Además, el escritor ha sido galardonado con el Premio Nacional de Literatura Dramática en 1999 por 'La Baraja del Rey don Pedro' y con el Premio Nacional al conjunto de la obra de un traductor en 2006.

Sus obras más destacadas en el ámbito del pensamiento son 'Lecturas presocráticas', 'Lecturas presocráticas II. Razón común. Edición crítica, ordenación, traducción y comentario de los restos del libro de Heráclito', 'Contra el tiempo' y 'De Dios y Contra la Realidad', aunque también escribió otras obras centradas en la poesía, artículos y colaboraciones con los medios de comunicación.

En relación con su obra teatral habría que destacar 'Rey de una hora'; 'Tres farsas trágicas y una danza titánica'; 'Pasión. Farsa trágica'; 'La rana y el alacrán' o 'Loco de Amor'.

Finalmente, entre sus trabajos también está el encargo que recibió del primer presidente de la Comunidad de Madrid, Joaquín Leguina, para escribir el Himno de la Comunidad, por el precio simbólico de una peseta. Agustín García Calvo fue un escritor reconocido a nivel provincial, regional y nacional, con discípulos como Fernando Savater.