Gran participación en las actividades del 23º cumpleaños de la biblioteca

Satisfacción por el resultado del programa Conexiones Improbables.

Cientos de personas participaron hoy en las actividades previstas en el vigésimo tercer cumpleaños del Centro de Desarrollo Sociocultural de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez en Peñaranda de Bracamonte.

Una veintena de peñarandinos realizaron una ruta turística por diferentes puntos de Peñaranda como la Plaza de Agustín Martínez Soler, el parque de los Jardines, la fábrica de harinas o la iglesia y convento de las Madres Carmelitas. La ruta se realizó a través de una aplicación que se pudo descargar en el iPad.

También, muchos peñarandinos se acercaron hasta la Plaza de España, junto al templete, donde se grabó un scene mob interactivo con la participación de todas las personas que asistieron a la quedada.

Por la tarde, se organizó un recorrido por el Centro de Desarrollo Sociocultural, donde los peñarandinos pudieron comprobar como serían los espacios, servicios, programas e instalaciones dentro de un siglo. A la par, la sala infantil de la biblioteca acogió un espacio de conversación entre usuarios, donde hablaron de temas que abordan los libros.

Entre las actividades organizadas para celebrar este cumpleaños cabe destacar una lectura dramatizada a través de Facebook de la vida de Augusto Pérez, personaje literario que cien años después de vivir en Niebla, el libro de Miguel Unamuno, nace de nuevo ahora enredado en el entramado de espejismos de red que recrea ficciones, transforma argumentos y suplanta a unamunos.

Conexiones improbables
Coincidiendo con el cumpleaños de la biblioteca municipal de Peñaranda se ha dado por finalizado el proceso de innovación en el que ha estado inmerso el Centro de Desarrollo Sociocultural, a través de proyectos como el Conexiones Improbables. El director de esta plataforma, Roberto Gómez de la Iglesia, ha señalado que los centros culturales, al igual que las empresas y otras organizaciones, han decidido reinventarse, reactivar su papel en una nueva sociedad donde, aunque lo tecnológico va a tener un peso fundamental son las relaciones humanas, sociales y económicas son las que están cambiando.

Por su parte, Madeleine Hodge, miembro del colectivo Banana Asylum, destacó que el proyecto ha servido para testar algunas ideas sobre la participación de las relaciones virtuales con los espacios físicos.

Mientras tanto, el director del Centro de Desarrollo Sociocultural, Javier Valbuena, comentó que el objetivo de Conexiones improbables era “buscar nuevos caminos en el futuro, con una nueva manera de relacionarnos”. “A lo largo de este periodo se ha aprendido una nueva manera de leer los espacios, los propios del centro como los espacios de proximidad e incluso los virtuales, entre los que se han generado nuevas interrelaciones. Para ello, las iniciativas de los proyectos de innovación han ido dirigidas en este sentido” añadió Javier Valbuena.