Gran exhibición blanca y otro 6-1 para asentarse en el liderato

El Real Madrid consiguió su tercera goleada consecutiva en Liga, convirtiéndose en una apisonadora que aplastó al Racin, al que su planteamiento defensivo le mantuvo diez minutos en el partido y acabó encajando seis goles, cuatro de ellos de Cristiano Ronaldo.
EFE

El líder cumplió con brillantez ante un Racing menor. El trabajo de José Mourinho está dando resultados con rapidez. En cuanto sus delanteros han afinado puntería, el fútbol vertiginoso que tanto gusta en el Santiago Bernabéu conduce al Real Madrid a encadenar goleadas. Sobre el césped un grupo de jugadores unido, con fe ciega en un entrenador, con hambre de éxito y que se divierte en cada partido. 16 goles en los tres últimos partidos de Liga hablan por sí solos. La falta de presión en la zona de construcción permitió lanzar pases que siempre cogieron adelantada y descolocada a una defensa que tuvo una pésima noche. Di María, Cristiano e Higuain fueron puñales. No les veían venir. Cuando se daban cuenta, el balón estaba en la red.

A los diez minutos la apuesta de Portugal se derrumbaba. Un pase en profundidad de Di María a Higuaín abrió el marcador. Cinco minutos después le tocaba el turno a Cristiano Ronaldo. La velocidad del juego madridista fue letal y antes del descanso había llegado el tercero y así siguió la cuenta, en jugadas similares hasta el final del encuentro.