Gourmet de la Sierra, en la capital

La asociación salmantina, Lechazo Charro, ha optado por degustaciones de lechazo con vino del Cámbrico para promocionar la marca de la Sierra

Lechazo Charro y Vino del Cámbrico suenan muy bien por separado, pero si estos dos manjares de la Sierra de Salamanca se unen, el resultado no puede ser más exitoso. Esta iniciativa parte de la asociación salmantina Lechazo Charro, que bajo el lema 'Lechazo Charro, cocina salmantina y vino de Salamanca', y a través de Diabluras Gastrobar organizan la Semana del Lechazo en Salamanca sirviendo una tapa de auténtico lechazo churro confitado y maridado con 'Viñas del Cámbrico' de la Bodega Cámbrico.

Durante una semana se podrá degustar por 3.95 euros ambos productos de la Sierra de Salamanca. Diabluras, que acaba de cumplir un año el pasado mes de abril, está regentado por Natividad Pérez que formó parte del equipo que consiguió en el restaurante Víctor Gutiérrez la única Estrella Michelin que actualmente mantiene la ciudad de Salamanca. Tras una etapa de 12 años y con la pasión y filosofía de siempre, Natividad creó Diabluras para sorprender a los salmantinos con sus tapas elaboradas.

LechazoCharro.es comercializa sus propios lechazos churros por Internet a través de su web (www.lechazocharro.es), directamente de productor a consumidor y garantizando su trazabilidad y calidad. En su finca situada en Aldeanueva de la Sierra, la ganadería salmantina apuesta por métodos tradicionales y naturales para cuidar de su rebaño de ovejas churras, el cuidado del medio ambiente y la mejora del bienestar animal.

Así, Rubén Martín Pérez, uno de los responsables de la asociación, señala que lo básico es promocionar los productos de Salamanca, "el lechazo churro que criamos en Aldeanueva de la Sierra, junto al vino de las viñas del Cámbrico, de Villanueva del Conde", destaca.

La idea surge entre tres empresas de la provincia, "porque aparte de tener un buen jamón ibérico, también hay más productos que queremos conocer y el fin es que la gente conozca nuestros productos", señala Martín.

No obstante, la crisis económica también hace mella pero la mejor manera de hacer frente a las dificultades es con iniciativas como ésta: "Intentamos que nuestro producto salga hacia adelante y aliándonos con empresas y otros productos es la única manera de conseguir buena promoción".

Dos productos de la Sierra de Francia que conjugan muy bien y que se han convertido en gourmet, que se ha llevado a la capital para que se puedan degustar dos manjares que si por separado son deliciosos, unidos dejan sin palabras a los consumidores.