Gonzalo Robles, de alto cargo a senador de primera

Gonzalo Robles (Foto: T. Navarro)

El senador del PP por Salamanca ha cambiado una dirección general en el Gobierno de Rajoy por un escaño y una presidencia de comisión en el Senado: le permite mantener un nivel de ingresos similar.

OTROS ILUSTRES

 

Hay varios altos cargos del Gobierno que, según elplural.com, compatibilizan escaño y cargo mientras se resuelve la formación del nuevo Ejecutivo, y siguen ejerciendo y cobrando por sus puestos en funciones y también tienen retribuciones por ser parlamentarios. Es el caso de Jorge Moragas, jefe de Gabinte de Mariano Rajoy y diputado al tiempo, lo que le proporciona cerca de 120.000 euros. Álvaro Nadal, director de la Oficina Económica del presidente y elegido diputado, y que cobra de los dos puestos. El secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, también elegido diputado en las últimas elecciones. Tomás Burgos, secretario de Estado de la Seguridad Social en funciones y diputado por Valladolid. Y la secretaria de Estado de Turismo en funciones, Isabel Borrego, al tiempo diputada por Madrid.

El senador del PP por Salamanca, Gonzalo Robles, ha cambiado un cargo por otro a tiempo para no perder casi nada en materia de sueldo. Aunque la web del Ministerio de Exteriores le mantiene en su cargo, cesó en noviembre como director general de Cooperación en el Gobierno, ahora en funciones, de Mariano Rajoy. Y lo hizo en puertas de las elecciones generales cuando ya era candidato a ocupar un escaño en el Senado por la circunscripción de Salamanca, en la que ha hecho carrera durante casi 30 años.

 

El motivo del cambio está en la incompatibilidad de sueldos. Según la normativa, es ilegal que un mismo cargo público perciba dos sueldos: no se puede ser secretario de Estado y diputado y cobrar las dos nóminas. Sin embargo, al parecer, ahora mismo hay varios altos cargos del Gobierno que están compatibilizando dos retribuciones públicas. ¿Cómo puede ser? Para ello, se sirven de una lectura legalista de la normativa, casi una zona en sombra de la legislación: cobran el sueldo de su cargo y los complementos del escaño.

 

 

100.000 EUROS POR SER DIRECTOR GENERAL

 

Gonzalo Robles, madrileño de nacimiento, es desde hace años un fijo en las listas del PP de Salamanca al Congreso y al Senado, aunque es habitual que renuncie al escaño para ejercer algún alto cargo en el Gobierno. Ya ha sido diputado, senador, secretario de Estado, delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Droga y su último cargo ha sido de director general de Cooperación Internacional, un cargo con nivel secretario de Estado hecho a su medida y que engorda un CV con cualidades cambiantes.

 

Según su última declaración de bienes, que modificó con fecha del 28 de enero, percibió 93.761 euros por su ejercicio en esta dirección general. Ha ejercido hasta noviembre, cuando según el BOE se produjo su cese a pesar de que podía estar en funciones como buena parte del Gobierno. Habrá que ver qué es lo que hace si se forma gobierno, porque no es la primera vez que renuncia al escaño para ocupar un alto cargo. Lo ha hecho en varias ocasiones, aunque siempre con un panorama político claro: dejaba de ser parlamentario para ocupar una secretaría de Estado o la dirección general. Con la formación de Gobierno en el aire, todavía no lo ha hecho.

 

 

20.000 POR SER SENADOR DE FUERA DE MADRID

 

En virtud de la ley, en el Senado cobra las retribuciones oficiales: el sueldo base que tienen asignado todos los parlamentarios, unos 2.800 euros/mes en 14 pagas, 1.800 euros más en concepto de indemnización por ser senador de una circunscripción de fuera de Madrid, y que se paga aunque tiene su residencia habitual allí. Eso suman otros 21.886,32 euros al año y redondean unos ingresos de más de 62.000 euros/año. Y los va a engrosar porque es presidente de la comisión de asuntos iberoamericanos, pagada con otros 1.400 euros/mes de indemnización, es decir, otros 16.800 euros. En total, unos 78.000 euros, muy cerca de lo que estaba ganando.

 

 

DOS DECLARACIONES DIFERENTES

 

En la declaración de bienes que entregó al incorporarse al Senado hace unas semanas no hacía referencia a ingreso alguno, a pesar de ser cargo público en ejercicio. Como el resto del Gobierno, actualmente ejerce en funciones y sigue cobrando su sueldo porque no ha cesado y lo hizo también en 2015, pero no consideró oportuno declarar lo que ganaba.

 

Sin embargo, sólo dos días después de la denuncia de TRIBUNA la corrigió con importantes cambios; el primero, que ya reflejaba sus ingresos por su cargo público, pero también el resultado de su IRFP, que pasaba de 'a devolver' (271,81 euros) a una cuota líquida de más de 34.000 euros. La nueva se puede ver en su espacio de la web del Senado.