Globalia recurrirá y considera nulo el concurso del bus urbano de Salamanca

Juan José Hildago, presidente del Grupo Globalia.

El grupo empresarial considera que su recurso llegó a tiempo y que no cabe rechazarlo por estar fuera de plazo. Tiene lista su oferta y estima que el pliego incumple la normativa y está hecho para que solo se pudiera presentar la actual empresa adjudicataria.

ABIERTA LA ÚNICA OFERTA

 

Mientras se resuelve la duda de si Globalia podrá o no concursar, el Ayuntamiento de Salamanca ha seguido adelante con el proceso. Este miércoles se produjo la apertura del sobre con la única oferta disponible, la de Salamanca de Transportes. El hecho de que solo una empresa haya podido presentar una oferta acelerará el proceso, que podría cerrarse en pocas semanas con la firma del contrato. No obstante, los técnicos tienen que valorar si la oferta cumple con todas las exigencias, técnicas y administrativas, algo que se da por supuesto dado que la empresa es la actual adjudicataria.

La pugna por el millonario contrato del bus urbano de Salamanca podría prolongarse en los tribunales. Globalia tiene previsto recurrir el dictamen del Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales, que decretó la inadmisión del recurso especial que presentó el grupo de empresas contra el pliego de condiciones diseñado por el Ayuntamiento de Salamanca para adjudicar por 12 años y 144 millones el contrato del bus de la capital. Este tribunal, que pretende resolver los pleitos contractuales sin llegar a la justicia ordinaria, rechazó el pasado viernes estudiar la reclamación de Globalia por un simple motivo: había llegado fuera de plazo.

 

 

Sin embargo, no es esta la tesis de la empresa. Según la normativa, tenía 15 días hábiles para presentar un recurso una vez se hizo pública la licitación; esto ocurrió el 14 de noviembre y, por tanto, descontando domingos y festivos, había hasta el día 3 de diciembre para presentar el recurso. Fuentes de Globalia aseguran que el escrito de denuncia se envió por correo certificado con fecha del día 2 de diciembre; según la normativa de procedimiento administrativo, se pueden entregar este tipo de documentos en cualquier ventanilla pública donde se acredite la fecha de entrada y que será esta la que conste como de entrada en el organismo al que vaya dirigida. Sin embargo, el tribunal considera que la única fecha válida es la de entrada en el organismo, con sede en Zamora; y esto tuvo lugar el día 4 de diciembre. Este fue el motivo de la inadmisión del recurso, y esto es lo que pretende recurrir Globalia.

 

 

PROCESO NULO DE FONDO

 

La cuestión de fondo es que Globalia considera que la licitación para adjudicar el contrato del bus urbano de Salamanca es nula. Así lo estima en su recurso especial Globalia, recurso sobre el que el tribunal no se ha pronunciado porque no entró en el fondo de la cuestión. En su dictamen apunta que no es necesario estudiarlo porque ha entrado fuera de plazo. Y añade que Globalia no está habilitada para reclamar porque el contrato no admite recurso y porque la empresa no acredita pertenecer al sector del transporte de pasajeros, dos cuestiones que el grupo de Juan José Hidalgo considera descabelladas: Globalia autobuses, la primera empresa del grupo, lleva funcionando más de 40 años y el contrato es de la suficiente entidad como para que se someta a posibles recursos.

 

Fuentes del grupo Globalia consideran que el pliego de condiciones es nulo por dos motivos. El primero, que no se ajusta a la normativa europea, que marca contratos de máximo de 10 años y este se ha ofrecido por 12; y el segundo, que parece demostrado que, tal y como está redactado el pliego de condiciones, solo se podía presentar una empresa, la actual concesionaria del servicio, Salamanca de Transportes, lo que va en contra de la libre competencia. Por estos motivos, consideran que, si el tribunal entra en el fondo del caso, el resultado es la nulidad del pliego y de la licitación, que habría que repetir.

 

 

UN PROCESO QUE SE PUEDE ALARGAR

 

Fuentes de Globalia lamentan tener que seguir adelante con el pleito y consideran que los más perjudicados serán los ciudadanos salmantinos, porque esta licitación impide la libre competencia y obtener un contrato mejor, más económico para las arcas municipales, porque la única empresa que ha podido concursar sabe que va a resultar adjudicataria. Además, una hipotética repetición del concurso podría dar lugar a compensaciones por haber dañado a la empresa que lo ganara.

 

Aunque es consciente de que todo esto puede alargar el proceso y dotar a la decisión que se tome de una gran provisionalidad, el grupo Globalia parece dispuesto a seguir adelante porque tiene lista una oferta para concursar. El grupo ha trabajado en una propuesta desde que tuvo conocimiento de la licitación y fuentes internas aseguran que su intención es pugnar por conseguirlo.