Girasol y patata, grandes perjudicados por unas lluvias que ponen fin a la campaña de riego en Salamanca

Las precipitaciones tiraron al suelo algunas parcelas de girasol en la comarca de La Armuña mientras que el tubérculo por excelencia acumulará aún más retraso en la recogida. Los regantes, punto y final a la campaña.

Las precipitaciones de las últimas horas en la provincia de Salamanca no solo han afectado al suministro eléctrico, el alcantarillado o al tráfico tanto en varias localidades como en la capital, ya que el campo también se ha visto dañado por este mismo motivo.

 

Tal es así que algunas parcelas de la comarca de La Armuña (y de otras de la provincia) han visto como el resultado de la lluvia ha dejado el girasol en el suelo como consecuencia de la virulencia y la cantidad de agua caída durante más de un día en diferentes municipios, provocando pérdidas para los agricultores.

 

 

De hecho, los propios productores alertan de que el campo ya no necesita más agua porque han caído en torno a 40 litros en tan solo unas horas, mucho más que en meses pasados donde la lluvia era más necesaria que en la actualidad.

 

Derivado de esta situación también es el retraso que se va a acumular en el arranque de la patata en las zonas de regadío de la provincia (ya acumulaban una demora anterior) ya que hasta dentro de varias jornadas, y siempre que el tiempo olvide la lluvia, los agricultores no podrán entrar en las parcelas para  recolectar un cultivo que debería llevar más ritmo que el actual y que está retrasando la actividad.

 

A todo esto hay que sumarle que la campaña de riego en la provincia de Salamanca se ha dado por finalizada con motivo de estas intensas precipitaciones ya que de manera oficial se efectúa el 1 de octubre, pero de manera extra oficial se permiten más días de uso del canal de riego. Pero en esta ocasión no se extenderá más allá y los 'días de propina' no existen poniento punto y final a esta actividad en la provincia.