Gelu pone un notable alto al equipo a pesar de su juventud

SEGUNDA VUELTA. El técnico asegura que una vez conocida la categoría, han podido desarrollar su juego. AFICIÓN. Ensalza el apoyo recibido desde la grada
ADRIÁN A. GARCÍA
Con los tres puntos obtenidos el pasado fin de semana ante el Barbadás, el Navega femenino consiguió a falta de tres jornadas la permanencia automática en Primera Nacional en el año de su debut en la categoría.

Un estreno que no fue nada fácil, ya que las de Garrido son el equipo con media de edad más baja del grupo, con poco más de 18 años, lo que le pasó factura al comienzo de la temporada, aunque luego supieron rehacerse. “No hemos sido inferiores aunque seamos el equipo más joven. En la primera parte acusamos la intensidad porque antes no nos exigían tanto juego físico, pero en la segunda vuelta nos hemos adaptado más y hemos podido hacer el fútbol que tratamos de proponer”, dice Gelu, técnico del equipo.

Es por ello que el entrenador salmantino califica con un “notable alto” a sus chicas, aunque afirma que la falta de experiencia ha sido un hándicap a lo largo del año y el principal motivo por el que no han asegurado la permanencia en jornadas anteriores. “Hemos tenido que estar muy encima para que creyeran en el trabajo porque hemos perdido varios partidos por la falta de experiencia en saques de esquina y faltas, aun así las pongo un notable alto”, añade.

Gelu elogia en todo momento al grupo, pero es inevitable que un nombre sobresalga por encima del resto, Silvia Pereira. La salmantina ha sido convocada en varias ocasiones con la selección española y está cerca de participar en un preeuropeo. “Silvia va a la selección porque técnicamente es la mejor, pero partiendo de la humildad y del trabajo, pero también han sido fundamentales las tres veteranas, Eva, Luci y Lorena y la vuelta de Leto, que estaba en Barcelona, en invierno”, indica.

Aunque, sin lugar a dudas, el aspecto que más ha sorprendido al club ha sido la cantidad de espectadores que han acudido a cada partido en el Vicente del Bosque y que incluso se han llegado a desplazar a los encuentros foráneos. “Garrido cada vez está más lleno, siempre hay caras nuevas, van en torno a 200 espectadores todos los días. Además, ha llegado a haber desplazamientos masivos, dentro de lo que es el fútbol femenino, a ciudades como Ourense, que fueron 30 personas. Es importante seguir creciendo y que el fútbol femenino en Salamanca esté representado”, añade.