Gecobesa se fija como plazo límite el 9 de abril para decidir si La Covatilla cierra o no sus puertas

La gestora de la estación de esquí está ultimando la última vía de escape con negociaciones con entidades financieras y Hacienda para poder hacer viable la explotación de La Covatilla y no terminar su andadura.

El 9 de abril. Ésa es la fecha límite que se ha fijado la empresa que gestiona y explota la estación de esquí de La Covatilla, Gecobesa, que vive inmersa en una importante deuda con Hacienda y que puede llevar al cierre de dicha estación.

 

"Hemos emprendido unas nuevas negociaciones que pueden ser la última tabla de salvación de nuestra situación actual; no podemos adelantar nada más, pero sí que el próximo 9 de abril es la fecha en la que se tomará la decisión de cerrar o no las puertas de La Covatilla".

 

Así de claro y contundente se ha mostrado el gerente de Gecobesa, Alberto Segade, quien ha apuntado además que la situación que antes se veía "marrón oscuro ahora se ve marrón claro. No vamos a engañar a nadie, es muy complicado pero estamos trabajando con nuestros asesores para intentarlo hasta el final y tener la liquidez suficiente que nos permita seguir con la estación de esquí", señala.

 

No hay que olvidar que Gecobesa trató de pagar parte de su deuda con Hacienda con dos partidas diferentes de momento. La primera, los105.000 euros a su favor con los que cuenta Gecobesa del IVA del último trimestre del año, aunque Segade apunta que Hacienda les dijo que "por un problema informático no podían hacer efectivo este pago".

 

La segunda partida consiste en los 135.000 euros de los bautismos blancos "contratados con el Ayuntamiento y la Diputación. Les dijimos que en el momento en que se hiciera efectivo, lo cobrarían", dice Segade. Sin embargo, según el gerente de Gecobesa, "Diputación y Ayuntamiento han asegurado a Hacienda que no tenemos ningún contrato firmado con ellos, lo que no es mentira, pero tampoco verdad.

 

Por tanto, los representantes de Gecobesa están quemando las últimas naves para intentar que La Covatilla siga con vida más alládel 9 de abril, jornada en la que la estación de esquí bejarana puede cerrar sus puertas.

Noticias relacionadas