Garban pudo con el Zamora

El Guijuelo sigue mostrando síntomas de su mejoría y sacó adelante otro partido ante un rival directo por el descenso. Garban fue suficiente para derribar el muro zamorano, bien acompañado por José Romero y Leroy, ambos por dentro. El hat trick del delantero salmantino reevindica el gran acierto de María al ponerle en punta. Con esta victoria, el conjunto chacinero sale, por fin, de los puestos de descenso para instalarse en la promoción.
ADRIÁN A. GARCÍA / GUIJUELO

Sorprendió de inicio el técnico chacinero colocando a Leroy en la mediapunta, hecho que le dio una mayor movilidad y velocidad al equipo por dentro. Entre el canario y José Romero, el Guijuelo tuvo mayor poder combinativo, pero sin llegar a crear excesivo peligro en la meta defendida por Sergio Sánchez durante la primera mitad. Pero si el conjunto verdiblanco tuvo pocas llegadas al área rival, menos aún fueron las del Zamora.

Nada de nada por parte de ambas escuadras. La primera parte fue un quiero y no puedo por los dos lados, mucho centrocampismo y balones por alto. Los dos porteros fueron espectadores de lujo durante 45 minutos en los que el bostezo se adueñó de los espectadores que se dieron cita en el Municipal.

Quizás los nervios de ambos equipos por la complicada situación que atraviesan hicieron que estuvieran más pendientes de cerrar huecos en defensa que de buscar el gol. La condición de local del Guijuelo le llevó a lanzar más sobre la meta zamorana, pero sus disparos se fueron muy desviados. Desde fuera del área lo intentaron Garban y Leroy, pero el resultado no fue el deseado. José Romero, en los últimos minutos de la primera parte quiso sorprender a Sergio Sánchez desde el centro del campo, pero tampoco tuvo fortuna. Mientras tanto, el Zamora sólo llevaba el miedo al cuerpo de los aficionados chacineros con las jugadas a balón parado gracias a la altura de Íker Torre, pero Juli Ferrer, que volvió a jugar en el medio del campo, supo tenerle bien sujeto.

En la segunda parte cambió el decorado del encuentro. Parece que el paso por los vestuarios les vino bien a los dos equipos, ya que salieron con más fuerzas. Fue el Zamora el que más lo intentó en los instantes iniciales. Adrián Martín y Akinsola pusieron a prueba a Montero, que se mostró muy seguro en ambas intervenciones. Minutos después, José Romero dio un pase interior en busca de Garban, pero el disparo del 14 salió flojo y centrado.

Precisamente el exdelantero del Santa Marta se convirtió en el protagonista de la segunda mitad con sus tantos. Un minuto después de aquella ocasión, en el 51, llegó la jugada tonta de la tarde y que pudo marcar el devenir del partido. Ibai retrasa un balón a Sergio Sánchez para que despeje sin aparente peligro, pero la presión de Garban asustó al guardameta, cuyo despeje golpeó en el delantero y se coló mansamente en la meta visitante.

En el 56, de nuevo Garban se presentó solo tras una gran jugada personal ante Sergio Sánchez, pero su disparo se marchó por encima del larguero. Esa jugada no fue más que la antesala de lo que iba a suceder unos minutos más tarde. Córner a favor del Zamora que atajó Montero que, muy listo, buscó rápido el contraataque, Ibai se la come y en el dos para uno, José Romero cede para Garban, que esta vez sí acertó a batir por abajo al meta visitante.

A partir de ese momento el conjunto rojiblanco estiró líneas en busca de la heroica, pero sin ningún tipo de control y con la defensa haciendo aguas por todas partes. No obstante, consiguió recortar distancias gracias a Adrián Martín, que remató a la red una gran jugada personal de Dani Hernández.

La posibilidad de remontada duró poco, ya que dos minutos después, en el 84, Garban completó su tarde mágica con el primer hat trick como jugador chacinero. La defensa del Zamora lanzó mal el fuera de juego, lo que aprovechó José Romero para meter un buen balón a Koeman, que entró con total libertad por la derecha y su pase al segundo palo lo remató el máximo goleador del equipo para sentenciar.

De ahí al final pudieron caer más goles en la meta de Sergio Sánchez, pero primero Mario Núñez y después Manu Arias impidieron que el balón entrara nuevamente en la red zamorana con el meta ya batido.