Ganemos y 'Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio' coinciden en revisar el PGOU vigente

Ganemos y 'Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio', en la reunión mantenida (Foto: Ganemos)

Han mantenido una reunión para incorporar a su programa electoral varias propuestas.

Ganemos Salamanca ha mantenido un encuentro con la “Asociación Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio de Salamanca”, con el objeto de conocer sus propuestas para incorporarlas al Programa Electoral, tras debatir el texto del borrador con el que se trabaja en estos momentos. En la reunión se ha podido comprobar un alto grado de sintonía en la búsqueda de una ciudad mejor para todos y la preservación de una de las señas de identidad de Salamanca: su patrimonio monumental.

 

La formación política y el colectivo ciudadano coincidieron en la necesidad de revisar el Plan General de Ordenación Urbana vigente, para centrarse en la rehabilitación de barrios y del casco histórico. En ese sentido, Ganemos Salamanca, a propuesta de la Asociación, apuesta por la elaboración del Plan Especial del Casco Antiguo y la puesta en marcha del Plan de Gestión, olvidado por el ayuntamiento.


La pertenencia a la selecta Lista Mundial del Patrimonio es un acto voluntario con la exigencia de contar con esa clara legislación que ayude a preservar el patrimonio. Así como acabar con el caos de intervenciones en el entorno del río, recuperando de una vez el Plan de Protección del mismo y llevando a cabo el correspondiente control y vigilancia municipal sobre el cumplimento y el respeto a las normas, que Ganemos Salamanca aplicará con celo.


También se coincidió en la necesidad de resolver cuanto antes, con absoluto respeto a la ley y las sentencias judiciales, los conflictos urbanísticos existentes en la ciudad, y en especial retrotraer a su situación inicial las normas relacionadas con el antiguo Convento de las Adoratrices y la Plaza de los Bandos.


Por otro lado, la agrupación de electores entiende la urgencia de poner orden en el caótico y desmedido uso del espacio público por parte de iniciativas privadas, como terrazas o la Plaza Mayor, para garantizar la seguridad y el respeto a las personas y también a los entornos monumentales. Estos espacios públicos deben quedar a salvo del desmedido uso del vehículo privado, limitando su acceso al interior de la primera ronda e impidiendo la construcción de Aparcamientos de Rotación en ese ámbito (sean públicos o privados), ganando así espacio para el peatón y la movilidad sostenible.


Por último se valoró positivamente la necesidad de conocer en profundidad el impacto del turismo en la ciudad y sus espacios monumentales, con la idea además de romper el excesivo e incomprensible peso casi exclusivo del eje de la Rúa Mayor, de incluir la peatonalización de calles tan atractivas para ello como San Pablo, del Rosario o Vera Cruz.