Ganemos solicita más rigor para evitar molestias por la proliferación de terrazas

Una terraza instalada en el centro de Salamanca.

El grupo municipal solicita delimintar correctamente las zonas para que sillas y mesas no impidan el tránsito de peatones y de vehículos de emergencia. Muchas aceras del centro histórico están ocupadas más allá de lo que recomienda la ordenanza municipal.

En la sesión ordinaria de la Comisión de Policía celebrada este miércoles, Ganemos Salamanca ha propuesto que, ante la proliferación de terrazas en Salamanca, se delimiten mejor las zonas para no impedir el paso de los viandantes. Ganemos ha planteado que de cara a la próxima temporada estival se busque un nuevo método para que convivan terrazas y personas sin causar molestias.

 

La realidad es que con la llegada de la temporada de verano las terrazas están ocupando buena parte del espacio público no sólo en el centro de la ciudad y las zonas más turísticas, sino también en los barrios. Las licencias son una importante fuente de ingresos y cuantas más solicitudes se presenta y aprueban, más tasas se cobran. Es frecuente que el aprovechamiento de los espacios para instalar sillas y mesas impida el tránsito de personas y, en el caso de calles peatonales abiertas al tráfico, también de vehículos de emergencias.

 

La tendencia del Ayuntamiento es a dar más espacio a las terrazas de los negocios de hostelería. Así ha ocurrido, por ejemplo, con las de la Plaza Mayor. Meses atrás TRIBUNA comprobó cómo muchas de las terrazas de la plaza estaban puestas fuera de los límites, lo que se arregló con un cambio de norma: el consistorio autorizó poner una fila más de sillas y mesas. Eso estrechó los accesos a la plaza.

 

Según la ordenanza municipal, la instalación de terrazas "se llevará a cabo de forma que se eviten o minimicen las posibles molestias derivadas de su existencia, ubicación y explotación para ciudadanos y servicios públicos en general, cuyo interés en este sentido primará siempre sobre la explotación de las terrazas por parte de los establecimientos de hostelería". Este es el criterio que se debe seguir a la hora de conceder una autorización, pero en ocasiones el margen que se deja es exiguo.

 

Así se puede comprobar en calles del centro histórico. Según el reglamento, la instalación de terrazas en calles peatonales por las que puedan circular vehículos de emergencias, requerirá en todo caso la existencia de un corredor de cuatro metro lineales, en ausencia total de obstáculos. Sin embargo, son muchas las calles del casco histórico en las que sería muy complicado que pasara una ambulancia. También son frecuentes las terrazas que ocupan buena parte del ancho de una acera, que invaden plazas... incluso en zonas muy turísticas y de gran afluencia de personas, restando espacio al tránsito.

 

En cuanto a la instalación de terrazas en aceras de calles no peatonales "requerirá en todo caso que el ancho mínimo de la acera o espacio público donde se pretenda ubicar sea suficiente a tales efectos, en ausencia total de obstáculos" como farolas, bancos, señales, semáforos, armarios registro, buzones, papeleras o contenedores que reduzcan el espacio libre existente en el lugar de ubicación de la terraza.