Ganemos quiere recuperar el Museo de la Ciudad en el cerro de San Vicente

El edificio construido en el cerro de San Vicente.

El grupo municipal cree que es compatible con el proyecto anunciado por la Junta para hacer un centro de interpretación de la calzada de la plata. Pide recuperar los fondos guardados durante años y buscar presupuesto para hacerlo en 2016.

El grupo municipal de Ganemos ha planteado recuperar el proyecto para hacer un Museo de Historia de la Ciudad en el cerro de San Vicente, una idea que data del año 2000 y que fue desestimada tras haber invertido cuatro millones de euros en unas instalaciones que estuvieron cerradas diez años. La propuesta llega ahora que se quiere revitalizar este enclave patrimonial con una nueva inversión y la puesta en marcha de un centro de interpretación del que se haría cargo la Junta.

 

El grupo Ganemos ha llevado la propuesta a la comisión informativa de Patrimonio al tiempo que ha pedido más detalles de lo que se va a hacer. El motivo es que el grupo municipal considera compatible el proyecto del centro de interpretación y la puesta en marcha del Museo de Historia de la Ciudad. El primero sería iniciativa de la Junta y sería sobre la calzada de la plata y su vinculación a la ciudad, y el segundo del Ayuntamiento. Para ello habría que recuperar los fondos consignados como colección de este museo y que se encuentran repartidos por varios locales.

 

Recuperar esta idea permitiría que no se perdiera el proyecto llevado a cabo en su día por parte de los arquitectos Juan Vicente García, Pablo Redero y Pablo Núñez y que mereció el Premio Ciudades Patrimonio del Ministerio de Cultura y Fomento de las Artes Decorativas. Sin embargo, la iniciativa no fue afortunada. Entre 2000 y 2004 se gastaron más de cuatro millones de euros por el empeño del anternior alcalde, Julián Lanzarote, pero el museo de historia de la ciudad nunca vio la luz.

 

Las actuaciones en el lugar terminaron con la construcción de un edificio y la creación de un parque arqueológico, pero se cerró al público y así estuvo, cerrado, casi diez años. En ese tiempo fue presa de los gamberros y escenario de pintadas y botellones que generaron un importante deterioro. Mientras tanto, el Ayuntamiento no liberaba fondos para su gestión y apertura y tenía que gastar una importante cantidad anual en alquiler del almacenamiento de la colección acumulada.

 

 

HISTORIA DE LA INICIATIVA

 

La iniciativa nace hacia 1996 aunque no es en 1999 que se piden fondos europeos y el proyecto es premiado por su magnífica solución al problema que había en el lugar. Allí se encuentran los restos del convento de San Vicente, además de restos arqueológicos vinculados a los primeros asentamientos salmantinos y que estaban bajo las construcciones supervivientes del colegio Guadalupe; para integrar ambas, se construyó un edificio para cubrir los restos encontrados del convento y se despejaron antiguas construcciones para crear un parque arqueológico que permitiera ver algunas de las cabañas originales de los primeros pobladores de Salamanca.