Ganemos propone un registro de proveedores para acabar con el "clientelismo y el amiguismo"

El grupo municipal Ganemos plantea abrir las contrataciones menores a todas las empresas de la ciudad y terminar con las adjudicaciones 'a dedo'. Propone que el Ayuntamiento se dirija a todas las empresas en vez de invitar solo a algunas de manera arbitraria y favorecerlas.

El grupo municipal Ganemos ha lanzado esta mañana una propuesta de la que ya se le escuhó hablar en campaña y que otros grupos también han apuntado. Se trata de acabar con la arbitrariedad en la contratación por parte del Ayuntamiento de Salamanca, algo que significa "acabar con el clientelismo y el amiguismo", en suma, con el cáncer de la corrupción. El objetivo es abandonar algunas prácticas de décadas y cambiarlas por otras en las que haya más transparencia y más concurrencia de empresas.

 

En el punto de mira, los contratos menores y los negociados sin publicidad. Y la solución, un registro de proveedores y contratistas abierto a todas las empresas de Salamanca y al que el Ayuntamiento requeriría para contratar obras o suministros en vez de recurrir a los contratos 'a dedo' o a los procedimientos restringidos en los que se invita a una serie de empresas al criterio del concejal de turno.

 

Este registro estaría abierto a todas las empresas de la ciudad, que se podrían apuntar y a las que el Ayuntamiento avisaría cuando fuera a licitar un contrato público; el registro se actualizaría cada año y permitiría al Consistorio tener al día muchos datos que se piden a posteriori en muchas licitaciones, lo que ahorraría tiempo y gestiones. "Nuestro objetivo es que ninguno se adjudique 'a dedo'", ha dicho el concejal Gabriel Risco. Ahora lo habitual es que en contratos menores (obras por menos de 50.000 euros y suministros por menos de 18.000 euros) la adjudicación se haga directamente por parte del área o concejal correspondiente, sin ningún tipo de justificación ni control.

 

Esto afecta también a los contratos negociados sin publicidad (hasta 200.000 euros en obras y 80.000 en suministros), en los que el Ayuntamiento invita de manera discrecional a entre tres y cinco empresas para que hagan sus ofertas; este tipo de contratos es fuente de casos de corrupción, como el de los contratos irregulares de la Diputación que se está investigando. En este caso, recurrir al registro de empresas contratistas permitiría que la adjudicación "no dependa de la llamada de turno" y que todas estuvieran al tanto; una idea es que se pueda invitar a más empresas, algo que la ley ya permite.

 

Ganemos también ha anunciado que vigilará los procedimientos para evitar que se siga favoreciendo a empresas, ya que es consciente de que un ramillete limitado de empresas se llevan buena parte de la contratación del Ayuntamiento, especialmente, en obras. Algo que es posible gracias a las actuales fórmulas de licitación y contratación.