Ganemos pide cambiar sueldos de concejales y asesores por ayudas sociales, vivienda y becas

La portavoz de Ganemos, Virginia Carrera, en la rueda de prensa con Gabriel Risco.

El grupo municipal Ganemos propone gastar menos en el servicio de prensa de Mañueco y en sueldos de concejales y asesores para pagar la apertura de centros cívicos, alquileres sociales, becas de idiomas o ayudas de emergencia. 

El grupo municipal Ganemos Salamanca pretende dar la batalla en el próximo pleno con una batería de enmiendas a los presupuestos municipales. Entre las variadas propuestas, muchas para reducir el gasto en algunas cuestiones municipales y destinar estas partidas a políticas sociales. Pero también suspender las subvenciones nominativas que reciben numerosas asociaciones hasta que no exista un plan municipal o replantear el futuro del Victoria Adrados para que sea un centro cívico del barrio, prescindiendo del proyecto de viviendas para mayores y los garajes.

 

Ganemos llevará estas enmiendas al pleno, donde no tiene muchas posibilidades de sacarlas adelante por la disconformidad general del resto de grupos. Entre sus propuestas, reducir un 20% la partida para las dedicaciones exclusivas de concejales, un 59% el coste del gabinete de prensa del alcalde y un 20% las retribuciones y dietas de los concejales; esto permitiría ahorrar más de 259.000 euros, y financiar otras actuaciones. Entre ellas, abrir los centros cívicos los fines de semana, crear una oficina de igualdad, convocar ayudas sociales al alquiler, ayudas de emergencia social y 300 becas para idiomas.

 

Además, ha planteado suspender el pago de las subvenciones nominativas que se dan a numerosas asociaciones de todo tipo (vecinales, deportivas, de enfermedades) hasta que el Ayuntamiento no esté en condiciones de concederlas a partir de criterios claros que se establezcan en un plan de subvenciones.

 

Y también ha propuesto replantear el proyecto del Victoria Adrados, una de las mayores inversiones para 2016 (6,7 millones),  el gasto en nuevas promociones de viviendas VPO para venta (3,4 millones), y destinar estos fondos a un plan de rehabilitación del barrio San Bernardo-Oeste, hacer viviendas para alquiler y políticas sociales. Según su portavoz, Virginia Carrera, este proyecto del Ayuntamiento no se ajusta a lo que necesita el barrio y, concretamente, no considera necesario un edificio de apartamentos de alquiler para mayores y unos garajes, que es lo proyectado en el Victoria Adrados, con los que sólo se beneficiará primero a la constructora que los levante y después a la empresa que se quede con la concesión del servicio.