Ganemos, en contra de que los reposteros de las cofradías se cuelguen en la Plaza Mayor

Los estandartes de las cofradías de Semana Santa, colgados de los balcones del Ayuntamiento en la Plaza Mayor.

Ganemos considera que "no deberían estar en la fachada" por ser una representación religiosa. El reglamento de la Plaza Mayor sí lo autoriza.

El grupo municipal Ganemos Salamanca ha mostrado su disconformidad con que una de las tradiciones de la Semana Santa salmantina se siga repitiendo. En concreto, se trata de la cuelga de los estandartes de las cofradías, que lucen desde hace unos días en los balcones de la fachada del Ayuntamiento en la Plaza mayor. "No deberían estar en la fachada", ha asegurado el concejal Gabriel de la Mora. Esta ha sido una de las cuestiones de una rueda de prensa que ha girado en buena parte en torno al papel institucional del Ayuntamiento de Salamanca y sus cargos en una festividad cultural, pero también religiosa, como es la Semana Santa.

 

En este sentido, Ganemos Salamanca coincide en su visión con la expresada por Izquierda Unida, que ha manifestado también su oposición a la presencia de los estandartes de las cofradías en la Plaza Mayor.

 

Para Ganemos, se puede reconocer la importancia cultural y la vertiente turística de la Semana Santa, lo que justifica que el Ayuntamiento de Salamanca tome medidas para promocionarla, pero no que eso sirva para exhibir símbolos religiosos en edificios públicos. De la Mora ha recordado que las propias cofradías reconocen su condición de asociaciones religiosas, "se puede reconocer la Semana Santa como una fiesta cultural, pero no se debe hacer ostentación de las cofradías".

 

El grupo Ganemos ha centrados sus críticas en la redacción del reglamento de uso de la Plaza Mayor de Salamanca, que se aprobó a finales de la pasada legislatura y que recoge entre los privilegios de uso la cuelga de los reposteros de las cofradías de Semana Santa. Ganemos no oculta su disconformidad porque se den este tipo de excepciones y no se permita lo que el grupo hizo hace unos meses, cuando colgó una pancarta sobre la violencia de género. Aquello terminó con una advertencia del alcalde de Salamanca, que amenazó con mandar a la Policía Local a quitarla, y con un posterior acuerdo de la corporación para guardar un minuto de silencio con cada muerte por violencia de género.

Noticias relacionadas