Ganemos denuncia que el plan de empleo del Ayuntamiento está sin cambiar desde 1998

Los concejales de Ganemos, Virginia Carrera y Gabriel Risco.

Ganemos achaca la escasa oferta municipal de empleo, sólo 14 plazas, al desconocimiento de las necesidades reales del Ayuntamiento. Acusa al concejal de Hacienda de escudarse detrás de la tasa de reposición.

El grupo municipal Ganemos Salamanca ha criticado con dureza esta mañana la rácana oferta de empleo del Ayuntamiento de Salamanca, aprobada con los únicos votos del equipo de Gobierno del PP y que deja en sólo 14 plazas la oferta para todo 2016. Para el grupo de la oposición la clave para entender esta escasa oferta es la falta de planificación y de conocimiento. Por contra, ha apuntado que sólo el año pasado hubo 27 bajas.

 

"No nos ha sorprendido que la oferta se haga sin planificar", ha dicho la portavoz, Virginia Carrera, que dice estar acostumbrada a la improvisación del equipo de Gobierno. "Se desconocen qué vacantes hay y qué necesidades existen", ha dicho para explicar la propuesta del PP, "y así difícilmente se pueden plantear soluciones".

 

Según ha desgranado Carrera, sería necesarias al menos 150 plazas para volver a los niveles de plantilla de 2008 y con ofertas como la de este año, o la del año pasado (16 plazas) no se va a conseguir porque "es manifiestamente ilegal, injusta y arbitraria". Carrera ha acuado al concejal del área, Fernando Rodríguez, de "no cubrir jubilaciones y vacantes y ampararse en limitaciones de la tasa de reposición", cuando el equipo de Gobierno anuncia superávit y reducción de deuda. "La justificación del concejal delegado para presupuestar esta oferta de empleo es que la ley de presupuestos limita la reposición de plazas", ha insistido.

 

Además, Carrera ha lamentado la falta de un plan de empleo que permita saber cuáles son los parámetros de actuación del Ayuntamiento a la hora de cubrir plazas. Según Carrera, el actual plan data de 1998 y no sólo no ha recibido modificaciones, sino que no se cumple porque el PP "no tiene el más mínimo interés". En su lugar, prefiere "externalizar los servicios públicos y deteriorarlos", ha dicho.