Ganemos denuncia la "borrachera colectiva" y que se permita "arrasar la Plaza Mayor" por la Nochevieja Univesitaria

El escenario de la Nochevieja Universitaria. Foto: Cinthya Duarte

El grupo municipal ha llamado a la Policía Local a las 17.00 horas ante el elevado nivel de ruido de los ensayos de la actuación musical. Denuncia que no se ha realizado la medición reglamentaria por si superaba el límite legal. Lamenta que no se impida "arrasar la Plaza Mayor".

El grupo municipal de Ganemos Salamanca ha dado a conocer que este jueves por la tarde, al llegar los concejales a trabajar al despacho del grupo municipal sobre las cinco de la tarde, ha tenido que llamar a la Policía Local por el ruido proveniente de la Plaza Mayor. Este ruido provenía de la música de los equipos de sonido que se han montado con motivo de la Nochevieja Universitaria.

 

El grupo ha explicado en un comunicado que el nivel de ruido parecía más elevado de lo normal y recomendable, motivo por el cual ha llamado a la Comisaría de la Policía Local para denunciar este hecho, solicitando que vinieran los técnicos municipales a hacer una medición de ruido. Sin embargo, y pese a ser una denuncia ciudadana, Ganemos asegura que el agente que nos ha atendido al teléfono nos ha indicado que tenía que consultarlo, requiriendo un número de teléfono de contacto. Apenas unos minutos después, se les ha devuelto la llamada para explicar que el jefe de la Policía Local, José Manuel Fernández, había dado órdenes de cortar la música, explicando que solamente eran pruebas de sonido para el evento de esta noche.

 

Ante esta situación, el grupo Ganemos pone de manifiesto el nivel de ruido que estaban soportando los vecinos de la Plaza Mayor y aledaños, con motivo de la Nochevieja Universitaria, para conocer si era el adecuado y reglamentario, a unas horas en las que muchas personas están trabajando, descansando.... denunciando este hecho y solicitando la medición correspondiente. Pero, la intervención de la Policía Local no lo ha permitido: “muerto el perro se acabó la rabia”.

 

En la nota, Ganemos asegura "no entender esta forma de actuar, ya que lo lógico entendemos, al igual que ante cualquier denuncia ciudadana respecto emisiones de ruidos, que  sería se hubieran personado los servicios ordinarios para realizar la comprobación correspondiente, mediante el procedimiento reglamentado al efecto. ¿La actuación policial hubiera sido la misma de tratarse una vecina o vecino cualquiera de nuestra ciudad?".

 

El grupo entiende que hay tres posibilidades. En primer lugar podría ser que el Jefe de la Policía ya era consciente de que el nivel de ruido era superior al permitido legalmente, ordenando cortar el ruido a la empresa autorizada, lo que nos preguntamos es cómo lo sabía; en segundo lugar, podría ser que es el procedimiento habitual, lo cual no parece que sea muy adecuado que ante cualquier llamada de un vecino, la policía e incluso el mismo jefe ordenen que la fuente de ruido se corte, sin realizar la medición correspondiente; o en tercer lugar, que es lo que nos tememos, que incluso pensando en la buena fe y disposición del jefe de la policía, es habitual el trato de favor hacia concejales, en estas cuestiones, lo que rechazamos tajantemente, anunciando las exigencia de explicaciones en los órganos municipales correspondientes. 

 

 

OCUPACIÓN DE LA PLAZA

 

Por otro lado, nos ha llamado mucho la atención la figura gigante de cocacola que se encuentran junto al escenario del espectáculo, recordando como este Ayuntamiento quiso intentar impedir que desde el balcón de nuestro despacho colgáramos durante 24 horas una pancarta contra la violencia machista, cada que una mujer fuera asesinada, por el hecho de ser una mujer, con el peregrino argumento del valor patrimonial del conjunto arquitectónico, que podría ser  dañado por unas horas, por colgar una pancarta.

 

 

CRÍTICAS AL EVENTO

 

Finalmente, queremos expresar que lo que comenzó hace unos años como una divertida coincidencia de grupos de universitarios que se reunían en la Plaza Mayor, para despedirse antes de irse a celebrar la Navidad con sus familias, con el paso de los años y gracias a la intervención del Ayuntamiento y determinado gremio de hosteleros, se ha convertido en una borrachera colectiva, patrocinada y auspiciada por la autoridad municipal y en beneficio de un selecto grupo de empresarios.

 

Esta noche no habrá ningún impedimento para arrasar la Plaza Mayor y sus alrededores con una turba embrutecida, tomada por la policía, con las ambulancias preparadas para atender a los múltiples comas etílicos que se producirán, y con los camiones y las mangueras de limpieza para recoger las toneladas de basura que se producirán, con permiso municipal; mientras, se prohíbe expresarse e incluso reunirse con fines políticos en el mismo lugar, alegando el valor histórico o patrimonial del monumento. Esta noche la hipocresía se hará visible en nuestra ciudad, una vez más, pues se celebrará una nueva Nochevieja Universitaria