Ganar o ganar para el Madrid

CONTRA EL MALEFICIO DE OCTAVOS. Los blancos se enfrentan a un Olympique al que nunca han ganado en Champions y a cinco años sin pasar el cruce con la presión de la victoria obligada en casa
efe / MADRID

El sueño de la Décima vive su primera final. El Madrid además jugó en el estadio Gerland uno de los peores encuentros de la temporada. Los blancos sólo piensan en repetir una remontada similar a la que protagonizaron ante el Sevilla el pasado domingo para alcanzar el liderato. Conscientes de que el ambiente mítico del Bernabéu en las noches europeas les empujará hacia un resultado positivo que haga olvidar el 1-0 en contra de la ida. Apostará Pellegrini por la opción más ofensiva que tiene. Las importantes bajas en su equipo titular de dos fijos, Xabi Alonso y Marcelo, ambos sancionados, dejaban un abanico de posibilidades al chileno que al final se decanta por Diarra como ancla arropado por Granero y Guti, para lanzar ataques que derriben el muro del Lyon, equipo que lleva seis partidos sin encajar un solo gol. Jugará tocado en el lateral derecho Ramos, por una infección en una uña del dedo gordo del pie izquierdo tras un pisotón ante el Sevilla. Está dispuesto a ser infiltrado y jugar con una bota de medio número superior por no perderse un encuentro que el vestuario blanco califica de final.

Mientras, el Lyon viaja a Madrid con la intención de dar la campanada. Valora el fortín que es el Bernabéu en Liga, no en Europa donde venció el Milán, y sabe que está condenados a superar el nivel que se le supone para lograr por tercera vez en su historia el pase a cuartos. Los franceses saben que el partido tiene una fuerte carga psicológica. “Los primeros 20 minutos serán terribles”, indica Aly Cissokho, que sabe que de aguantarlos el Lyon tendrá mucho camino andado. Pero los jugadores son conscientes de que superar la eliminatoria pasa por marcar un tanto a Casillas, dada la potencia de golpeo de sus rivales. El equipo viajó completo a la capital con la excepción de Bastos, que sufre un dolor muscular. Los que sí están son Lissandro y Cissokho, aunque ambos sufren molestias tras el choque contra el Boulogne.