Ganaderos de Ledesma usan el servicio veterinario de las cooperativas en detrimento del de las ADS, en situación de riesgo

Más de la mitad de los profesionales de esa zona que pagaban la cuota de la ADS la han abandonado por el servicio que le prestan asociaciones como Copasa o Cobadú.

La polémica en torno a las Agrupaciones de Defensa Sanitaria (ADS) de la comarca de Ledesma no ha desaparecido por el hecho de que más de la mitad de los profesionales que pagaba la cuota lo han dejado de hacer y han comenzado a usar los servicios veterinario de cooperativas como Copasa y Cobadú al estar asociados a las mismas.

 

Así lo han indicado varios profesionales a este diario, al tiempo que han destacado que no saben por cuánto tiempo podrán mantenerse estos organismos que ya han eliminado hasta la cuota y solo pagan por cada visita realizada a los ganaderos, hecho que dificulta mucho su permanencia en el tiempo.

 

No hay que olvidar que las ADS de esta zona de la provincia de Salamanca habían establecido un canon por animal para prestar ese servicio a los ganaderos que veían fuera de su alcance en lo económico y por eso comenzaron los socios a darse de baja de las mismas.

 

De hecho, estos colectivos se han visto obligados a reducir el número de animales de los ganaderos para que entren a formar parte de la ADS para contar con profesionales a los que prestar un servicio. “Es decir, si un ganadero tiene 100 vacas, le cobran como si tuviese 50 para no perderlo, pero ese sistema no se mantiene y va a caer”, confiesa un ganadero de la zona.

 

Por ello, los profesionales que se han salido de la cooperativa trabajan ahora con otras comerciales para comprar los diferentes medicamentos en lugar de con las que establecía la propia ADS en su momento.

 

Por tanto, el futuro de estas asociaciones es más que incierto porque no pueden llegar a cubrir los gastos que les generan los servicios prestados a los ganaderos, por lo que situación se complica y permanecen en alerta continúa.