Gana Webber pero Alonso, con una gran remontada, fue el protagonista

DE ÚLTIMO A SEXTO. El asturiano cambió de ruedas en la primera vuelta y no volvió a parar. SUSTO DE ÚLTIMA HORA. Schumacher le pasó en el último giro, en una maniobra que fue ilegal
Javier g. Ochoa (EFE) / Mónaco

El australiano Mark Webber (Red Bull-Renault) logró su segunda victoria consecutiva al imponerse en el Gran Premio de Mónaco, con lo que se sitúa líder del Mundial, tras una carrera en la que el protagonista ha sido Fernando Alonso (Ferrari) con su espectacular remontada desde la vigésimo cuarta y última posición hasta la sexta. La carrera terminó neutralizada por el coche de seguridad, tras un accidente que protagonizaron en la curva de La Rascasse el indio Karun Chandhok (Hispania) y el italiano Jarno Trulli (Lotus). El coche se retiró al completar el último giro y el alemán Michael Schumacher (Mercedes) aprovechó la circunstancia para adelantar a Alonso.

Los comisarios abrieron inmediatamente una investigación, confirmando el sexto puesto de Alonso y sancionando por enésima vez a Michael Schumacher.

Si Mark Webber, como hace una semana en España dominó la carrera de principio a fin, sin perder el liderato en ningún momento, Fernando Alonso comenzó su remontada con una estrategia agresiva, parando a hacer el reglamentario cambio de neumáticos, en su caso blandos por duros, al término de la primera vuelta, para ya no detenerse más hasta el final.

El cambio lo hizo aprovechando el primer coche de seguridad que salió en la primera vuelta tras el accidente del alemán Nico Hulkemberg (Williams), quien se accidentó en el túnel. Chandok fue la primera víctima de Alonso cuando se liberó la carrera en la séptima vuelta. Luego fue el brasileño Lucas di Grassi (Virgin) en la frenada de la variante de entrada al puerto. En el mismo punto superaría también, por este orden a Trulli, al alemán Timo Glock (Virgin) y al finlandés Heikki Kovalainen (Lotus).

A partir de la decimonovena vuelta comenzaron las paradas para cambiar neumáticos y al terminar las mismas Fernando Alonso ya ocupaba la sexta posición.

La carrera tuvo que neutralizarse en otras tres ocasiones. En la vuelta 32 cuando el brasileño Rubens Barrichello se estrelló en la subida de la avenida Ostende, hacia el Casino, al pinchar o rompérsele algo en la parte trasera del coche, posiblemente al pasar por un tapa de un alcantarilla suelta, que provocó la salida de nuevo del coche de seguridad doce vueltas después para fijarla.

La última, la que provocó la polémica, fue cuando a tres vueltas del final, Trulli intentó adelantar a Chandhok en la curva de La Rascasse y lo hizo por encima del indio.

Con esta neutralización estaba claro que la carrera iba a terminar neutralizada y las posiciones no se iban a cambiar. El director de carrera Charlie Whiting indicó a los pilotos que mantuvieran su posición hasta cruzar la línea de meta como indica el reglamento para la última vuelta.

Lewis Hamilton (Mclaren-Mercedes), que precedía a Alonso en el quinto puesto, también había preguntando a su equipo si podía intentar adelantar al brasileño Felipe Massa (Ferrari), cuarto, pero la respuesta fue negativa.