Gallardón suma la segunda marcha en su carrera después de abandonar la Alcaldía a los seis meses de su tercer mandato

Alberto Ruiz Gallardón

El popular Alberto Ruiz-Gallardón suma con su salida del Ministerio de Justicia la segunda marcha en su carrera política después de abandonar la Alcaldía a los seis meses de su tercera legislatura.

Oficializaba en diciembre de 2011 lo que había sido algo más que un rumor durante toda la campaña electoral, que su destino no iba a estar ligado al Palacio de Cibeles sino al Gobierno de la Nación, de la mano del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Su salida dejaba el bastón de mando en manos de Ana Botella.

Esta decisión se produjo después de reiterar incansablemente durante los meses que duró la precampaña que no tenía otro proyecto que ser alcalde de su ciudad. "En política no hay nada más satisfactorio que ser alcalde de tu ciudad, sobre todo porque es donde viven tus hijos y la generación de tus hijos", repitió hasta casi convertir la frase en su particular mantra.

Con su salida al Ministerio de Justicia veía un sueño cumplido después de años acariciándolo aunque con continuas trabas en el camino, fundamentalmente las colocadas por la entonces presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, quien llegó a amenazar con dimitir de su cargo para optar por un puesto en las listas si el alcalde de Madrid estaba en ellas.

"Quien les habla ha sido derrotado": la frase fue pronunciada por Gallardón en enero de 2008, cuando se conoció que no iría en las listas al Congreso del PP. Entonces confesaba sentir "mucha tristeza" pero reconocía, claramente emocionado, que en política "a veces se gana y a veces se pierde".

Ya entonces amagó con dejar la Alcaldía, como dejó entrever cuando reconoció en una rueda de prensa que, tras las elecciones generales de marzo de ese año, abriría una "profunda reflexión" en la que decidiría su futuro político.

La renuncia de Gallardón de la cartera de Justicia se produce casi una semana después de que explicara que posponían el proyecto de reforma de la ley del aborto porque su departamento debía "centrar todos los esfuerzos" en responder al "desafío soberanista" catalán, que exigirá la presentación de uno o varios recursos ante el Tribunal Constitucional.

"Previsiblemente tendremos que interponer uno o más de un recurso ante el Tribunal Constitucional. En esa tarea estamos esta semana. Previsiblemente, esto terminará la semana que viene y la próxima semana hablaré con todos ustedes", destacó el martes 23 el ministro preguntado por los periodistas por el proyecto de ley.