Gallardón, en contra de la igualdad de las mujeres, según el PSOE

El PSOE ha iniciado una campaña para informar de la reforma que pretende realizar el Ministro de Justicia sobre la Ley de interrupción voluntaria del embarazo “con una propuesta ultra conservadora que nos lleva a la de 1985”. Si finalmente es aprobada no descartan acudir al Tribunal Constitucional “porque los obispos no pueden imponer su dictado en un país aconfesional”

Pilar Ochando tacha de “ultraconservadora la modificación que quiere realizar Alberto Ruíz Gallardón en la Ley de interrupción voluntaria del embarazo, queriendo volver a una Ley de 1985 donde las mujeres no podían decidir”.

 

Entre los cambios serán los  médicos los que decidan por ellas, se eliminaría la posibilidad de interrupción cuando exista malformación fetal o de riesgo para la salud de la madre, se regularía la objeción de conciencia y las menores tendrán que pedir permiso a sus padres o tutores.

 

Ochando afirma que “desde el PSOE tendremos en cuenta todas las herramientas posibles para que no se lleve a cabo; ya que la Ley del 2010 está plenamente avalada por el Consejo de Estado”, y hay que adecuar las leyes a la realidad.

 

La nueva Ley de Gallardón antepone la protección del narciturus sobre los derechos de las mujeres y “no se puede legislar de la mano de los obispos y eliminar la educación sexual o tener un mejor acceso a los métodos anticonceptivos para evitar no sólo los embarazos sino también las enfermedades de transmisión sexual”.

 

Esto nos colocaría a la cola de Europa “en la clandestinidad y al mismo nivel que países como Malta, Andorra o Polonia que son de los más restrictivos y conservadores; incluso Irlanda que es un país muy católico estaría por delante de nosotros”.

 

Desde el año 2008 las recomendaciones de Europa es que el aborto sea “una práctica accesible y segura; despenalizándolo donde sea delito. También se han mostrado a favor de la Ley de plazos, que e den clases de educación sexual obligatorias para los jóvenes”.

 

Según los datos presentados por el PSOE desde 1976 hasta ahora en España se han realizado 100.000 abortos clandestinos, muriendo una media de entre 200 y 400 mujeres al año, “los mismos que ahora dice la derecha que se evitarán”.

 

La tasa de abortos en 2011 fue del 12,42 por mil, algo más que en 2010 con un 11,49 por mil. Entre las menores de 19 años que abortaban descendió el porcentaje entre 2008 y 2010, pero ha subido ligeramente en el 2011 situándose en el 13,17 por mil.

 

De los 1.186 menores de 18 años que abortaron, sólo no informaron a sus tutores 151, es decir, un 0,41%. Y las causas que les llevaron a esta situación fueron el desamparo familiar, la desestructuración familiar, tener a un miembro de la familia en prisión o violencia familiar.

 

“No se puede legislar de espaldas a la realidad y a las mujeres, que perderán derechos”, además, estas leyes restrictivas no reducen el número de abortos sino que “incrementan el número de mujeres muertas porque los realizan en la clandestinidad o en condiciones de insalubridad”.

 

Si la modificación de la ley continua adelante, el PSOE denunciará los acuerdos del estado con la Santa Sede, el concordato, “porque según la constitución España es un país aconfesional y no se pueden modificar leyes al dictado de ninguna religión”.

 

Por su parte Manuela Prieto ha señalado que “una mujer no decide abortar igual que decide ir al cine; se lo piensa seriamente y habrá dolor, pero sólo le corresponde a ella decidir”. Es un ataque a la igualdad de oportunidades y a los derechos de las mujeres.

 

En 2011 se realizaron 118.359 abortos, de los cuales 455 fueron realizados por preadolescentes (menores de 25 años), 14.000 por mujeres de entre 15 y 19 años, 26.000 por mujeres entre 20 y 24 años y 27.000 por mujeres de entre 25 y 35 años.

 

Por tanto lo importante es incidir en la educación sexual y en la prevención, que tienen que funcionar.