Gallardón dice que Rajoy es un "ejemplo para la mayoría ética que reclama acabar con la corrupción"

Centella avisa al Gobierno de que ni con su "mayoría absoluta" podrán evitar que la "realidad" del 'caso Bárcenas' "se imponga"


MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, ha proclamado este miércoles que el Gobierno y el PP están "absolutamente convencidos de la honestidad personal" mantenida durante toda su trayectoria pública por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien, según ha subrayado, es "un motivo de orgullo y ejemplo" para la "mayoría ética que en España reclama acabar con la corrupción".

Así lo ha asegurado Gallardón ante el Pleno del Congreso en respuesta a la interpelación sobre la lucha contra la corrupción que le ha planteado el portavoz de la Izquierda Plural, José Luis Centella, al que el ministro ha acabado acusado de lanzar "difamaciones" contra el jefe del Ejecutivo.

Durante el duelo entre ambos, Centella ha recriminado a Rajoy que "faltara a la verdad" el pasado 1 de agosto ante el Pleno del Congreso al hablar de su relación con el extesorero del PP Luis Bárcenas. "El presidente ocultó la realidad de su relación con su amigo y hombre de confianza, y usted sabe que las medias verdades son las peores mentiras", ha espetado Centella al titular de Justicia.

SIN CREDIBILIDAD, SI NO HAY COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN

A continuación, ha invitado al Gobierno a aceptar "el reto" de que la Cámara cree una comisión de investigación sobre la financiación de todos los partidos políticos en los últimos 20 años. Y es que, según Centella, por muchas medidas anticorrupción que apruebe el Gobierno, éstas no serán creíbles mientras no se aclare el comportamiento que han tenido todas las formaciones políticas en el pasado. También ha avisado a Gallardón de que la "mayoría absoluta" del PP no va a hacer que "cambie la realidad" y que, al final, la "realidad" del 'caso Bárcenas' se acabará imponiendo.

Ante la cerrada defensa de la honestidad del presidente realizada por el ministro de Justicia, Centella ha insistido en otro de los ejes de su intervención: "Me parece muy bien que esté convencido de lo que ha dicho, yo no pondría la mano en el fuego por su partido, pero el problema no es ése, el problema es que la mayoría de la sociedad no cree al presidente, cree a Bárcenas ante que al presidente, y eso es lo grave", ha avisado, antes de preguntar al ministro si esa situación no les avergüenza.

Centella ha tildado de "vergonzoso" que el PP obstaculice la petición de explicaciones al Gobierno sobre el caso del extesorero. "Están acabando con la vida parlamentaria y secuestrando la democracia", se ha quejado.

"Pueden esconder a Rajoy, ustedes sabrán lo que hacen, pero no van a poder esconder la realidad. El presidente está en el centro del escándalo, de la responsabilidad como presidente del Gobierno y del PP y cualquier intento de desvincularle será inútil porque la realidad y el pasado siempre vuelven y siempre se imponen", ha dicho.

Tras asegurar que el Gobierno no tiene "legitimidad" ni "en la Cámara ni en la calle" le ha recalcado al ministro que "la realidad es que hay discos duros que se han roto y libros de visitas que han desaparecido".

Durante su intervención, Centella también ha pedido al ministro que haga "un esfuerzo" para que se aclare, por ejemplo, "qué ocurrió en Bankia", en lugar de "querellarse contra el juez que lo investigaba" y para que no se consume el "esperpento" de que el 'caso Urdangarín' no acaba "en manos de otro juez".

EL CASO ESTÁ ABIERTO GRACIAS A LA FISCALÍA

En sus réplicas, Gallardón reprochó a Centella su denuncia de que el Gobierno "no ha hecho nada" en esta materia en el último año. "No seré yo quien se oponga a ninguna de las iniciativas que plantea, pero frente a un delito, la respuesta que tiene que dar el Estado de Derecho no es una respuesta de estudios, sino del Código Penal, la Fiscalía, los tribunales y la policía".

"No me puede pedir responsabilidad de la actuación de la Fiscalía en el caso Bárcenas", le ha espetado el ministro al portavoz de la Izquierda Plural, antes de subrayar que el ministerio público "redobló sus esfuerzos" para que éste no es archivase, pidió la ampliación de los cargos contra el extesorero y su ingreso en prisión. "El caso está abierto porque el fiscal general del Estado ha luchado para que lo esté", ha añadido.

También ha rebatido el aforismo de que "el que paga, manda" que Centella había utilizado para referirse a las donaciones de empresas recibidas por el PP. "No, en este país, manda el que es elegido por los ciudadanos y sólo el que tiene el apoyo popular tiene la responsabilidad de un gobierno y a un gobierno democrático la única forma que hay de sustituirlo es a través de las urnas y no a través de ningún tipo de difamación", ha concluido.

El ministro ha lamentado que Centella no aprovechase su interpelación para "profundizar en una línea positiva de lucha contra la corrupción". Y es que, en su opinión, para afrontar este asunto en necesario que todas las fuerzas política compartan un "diagnóstico común" y aparcando las visiones "partidistas" sobre estas conductas que causan un "escándalo justificado" en la opinión pública.

CON EL PP, LA "IMPUNIDAD NO ES UNA OPCIÓN"

En este sentido, ha afirmado que "la corrupción está teniendo la más firme respuesta que ha tenido nunca" en la "historia" de España. "El problema es grave y todos tenemos que estar frente a él, pero el Estado de Derecho ha reaccionado a la agresión, ha actuado, ha mantenido la guardia y con un Gobierno del PP la impunidad no es una opción", ha aseverado.

Para avalar esta afirmación, el ministro ha hecho un repaso de las reformas legislativas que se han hecho en el último año y que se completarán con las que el Consejo de Ministros aprobará el próximo viernes, según ha anuncio el propio Rajoy este miércoles en el Congreso.

También ha mencionado los datos de la Memoria de la Fiscalía que revelan que las causas contra la corrupción han aumentado un 17 por ciento y que las sentencias sobre este tipo de delitos hayan crecido un 151 por ciento. Eso es así, a su juicio, no sólo porque haya aumentado la corrupción, sino también porque ha crecido la contestación a la misma y porque hay más normas para atajarla.

Las reformas que aprobará el viernes el Gobierno incluyen la reforma del Código Penal para incorporar la nueva regulación de la administración desleal, permitirá sancionar la contratación de servicios por un precio exagerado, la revisión de la regulación del delito de malversación que sancionará la celebración de contratos sin contraprestación y la revisión técnica de regulación de la corrupción en los negocios.

También se va a hacer una revisión en profundidad de la regulación del comiso, se va a sancionar penalmente la conducta de quienes impiden la ejecución de las resoluciones que les condenan y se va a regular de una forma completa la creación de un tipo penal para los supuestos de falta de programas de prevención del delito.

Asimismo, ha avanzado que antes de final de año, el Gobierno enviará a la Cámara la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECRIM) que perseguirá entre otras cosas, "acelerar los procesos" de corrupción "para que la condena tenga un efecto ejemplar" y la posibilidad de que el tribunal acuerde como medida cautelar la inhabilitación para ocupar una determinada responsabilidad.