Galindo evita el quirófano pero su baja refuerza la necesidad de fichar

HASTA MARZO. Como pronto hasta entonces no podrá reaparecer. ARSENAL. Informado desde el primer momento, prefiere el tratamiento conservador. FUTBOLISTA. Pedirá al club permiso para ir a su país
T. S. H.

Samuel Galindo evita el quirófano pero lo que no podrá evitar es una larga recuperación que le tendrá apartado de los terrenos de juego al menos durante los tres próximos meses. El TAC que se le realizó ayer al futbolista boliviano confirmo que sufre una fractura del maleolo peroneo del tobillo derecho, aunque sin desplazamiento. Por eso se ha optado por el tratamiento llamado conservador, que consiste en colocarle inicialmente una escayola y, cuando se le retire, iniciar el trabajo de fisioterapia para recuperar la movilidad en la zona. El Arsenal, club que posee sus derechos, ha estado informado desde el primer momento de la lesión y de las opciones que hay y también prefiere este tipo de tratamiento. De esta forma se estima que su vuelta a los terrenos de juego se hará esperar hasta el mes de marzo. La recuperación la realizará en Salamanca, aunque el futbolista ha pedido permiso para marcharse un tiempo a Bolivia.

Un duro golpe para el jugador, que una vez adaptado a la ciudad, al club y al fútbol europeo, esperaba ir entrando poco a poco en los planes de Cano con mayor asiduidad y también para el Salamanca que ve como su baja se une a la de Miguel en la pérdida de efectivos del centro del campo unionista. Si antes, con la baja del albaceteño se valoraba acudir al mercado, ahora esa posibilidad vuelve a cobrar fuerza aun cuando el club no acaba de dar con la pieza adecuada –más por motivos económicos que deportivos porque son varias las propuestas que se han realizado–.

Samuel Galindo no ha tenido suerte en sus primeros meses en Salamanca. Llegó tarde en pretemporada debido a problemas burocráticos lo que le obligó a comenzar de cero casi cuando sus compañeros iniciaban la competición. Cuando empezaba a entrar en los planes, le sobrevino un problema muscular y ahora que parecía completamente integrado y recuperado cae lesionado. Pese a ello, y a tenor de las conversaciones que se mantienen con sus responsables, en el Arsenal están satisfechos porque el futbolista se muestra satisfecho de su adaptación a Salamanca e incluso se empezaba a sopesar la posibilidad de alargar un año más la cesión si ambas partes se muestran de acuerdo.