Gadafi ordena al servicio secreto que negocia con los rebeldes

Discrepancias. No obstante, los combates continúan y en estos momentos la capital, Trípoli, sigue cercada por las tropas populares. Presión. Internas y externas, le han obligado a abrir el diálogo
agencias
Ante la presión del avance de las tropas rebeldes, el líder libio, Muamar el Gadafi, ha encargado al responsable de los servicios secretos en el exterior, Buzid Durda, que dialogue con los dirigentes rebeldes de la parte oriental del país, según informó ayer la cadena de televisión qatarí Al Yazira.

Todo esto mientras la secretaria de Estado, Hillary Clinton, exigía la dimisión inmediata de Gadafi y anunciaba que podría ir camino del exilio en muy poco tiempo. Para Clinton, el dictador libio ha perdido su derecho a gobernar a su pueblo por lo que es hora de que “Gadafi se marche”, tal y como pedía ayer Barack Obama durante una conversación telefónica con Angela Merkel.

Las fuerzas rebeldes están cada vez más cerca de completar el control de la ciudad y el aeropuerto de Misrata, una localidad situada a 210 kilómetros al este de Trípoli, tras enfrentarse a los partidarios de Gadafi, dirigidos por uno de los hijos del dictador, Jamis.

Sin embargo, los combates continúan, según han contado varios testigos a la agencia Reuters. Los rebeldes lograron derribar dos helicópteros de las fuerzas leales a Muamar Gadafi en los alrededores de Misrata, según afirmó el abogado Abdel Baset Merziq a la cadena de televisión Al Arabiya.

El abogado, que es también miembro del comité revolucionario de Misrata, dijo que los dos aparatos intentaban bombardear la sede de la radio local, utilizada por los rebeldes para difundir a la población mensajes de ánimo y contra Gadafi.

El primer helicóptero fue abatido antes de que pudiese lanzar su ataque, mientras que el segundo consiguió disparar tres misiles, que no alcanzaron su objetivo, antes de ser derribado, probablemente por baterías antiaéreas. Merziq indicó que las fuerzas leales a Gadafi, que se encuentran posicionadas alrededor de la ciudad, dispararon anoche sobre civiles, causando la muerte de una persona y heridas a muchas. Por su parte, el activista político Meftah Abdelhamid aseguró a la cadena de televisión qatarí Al Yazira que Misrata está bajo control de los rebeldes desde hace una semana.

Abelhamid señaló que un batallón dirigido por uno de los hijos de Gadafi ha ocupado una escuela de la aviación militar. Añadió que los rebeldes lanzan regularmente ataques contra ese batallón, sin que hayan podido hasta el momento liberar a los rehenes. El control de Misrata representa una de las principales claves para el conflicto.

El líder libio, Muamar el Gadafi, afirmó también ayer que “mi gente me ama y morirían para protegerme”, en una entrevista con la periodista de la cadena de televisión ABC Christiane Amanpour.

Amanpour desveló en su cuenta de Twitter que durante la entrevista Gadafi “rechazó reconocer que haya habido manifestaciones en las calles de Trípoli”.

Además, la periodista de ABC adelantó que durante el encuentro Gadafi culpó del levantamiento popular en Libia a Al-Qaeda.