¿Futuro en Salamanca? Más de 18.000 trabajadores abandonaron la provincia en 2015

Un informe de Randstad revela que Salamanca es una provincia emisora de trabajadores y no receptora. Su tasa de movilidad es del 14,3%.

Las oportunidades laborales en Salamanca brillan por su ausencia. Al menos eso es lo que destaca un estudio de Randstad, empresa líder en Recursos Humanos en España, que revela que más de 18.000 trabajadores de Salamanca han cambiado de provincia para trabajar en 2015, con una tasa de movilidad que se sitúa en el 14,3%.

 

Para afirmar estos datos, ha analizado las cifras publicadas por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Randstad analiza los contratos de trabajo, desde 2000 a 2015, que implican el desplazamiento del profesional según sector de actividad, provincia y comunidad autónoma.  

 

El informe de Randstad revela que los contratos que implican movilidad laboral han alcanzado en 2015 la cifra más alta de todo el siglo. En concreto, se han registrado 2.383.464 contratos de este tipo, tras tres años de crecimiento consecutivo. De 2001 a 2007, estos contratos también aumentaron de manera constante, pasando de 1.461.057 a 2.276.249, la segunda cifra más alta de toda la serie. 

 

En el caso de Castilla y León, la tasa de movilidad se sitúa en el 15,9%, por encima de la media nacional (12,8%). En total, 146.223 profesionales castellanoleoneses se han cambiado de provincia para acceder a un empleo. En España, durante 2015, la tasa de movilidad se situó en el 12,8%, medio punto porcentual por encima de la registrada el año anterior. Desde 2007, exceptuando la cifra de 2012 (11,5%), la tasa de movilidad siempre ha superado el 12% a nivel nacional.   

 

PALENCIA, SORIA Y SEGOVIA REGISTRAN SALDOS POSITIVOS

 

La región donde se encuentra el trabajador es determinante a la hora de acceder al mercado de trabajo, ya que hay dos tipos de provincias: emisoras o receptoras de trabajadores. Las receptoras son aquellas que reciben más profesionales de los que se marchan a trabajar a otra provincia; mientras que las emisoras son aquellas regiones de las que salen más trabajadores de los que entran.

 

En el caso de Castilla y León, Palencia, Soria y Segovia son provincias receptoras de trabajadores, mientras que Burgos, León, Valladolid, Salamanca, Zamora y Ávila son emisoras.