Fuentes de Oñoro hace creer al juzgado que cambiará los nombres franquistas de las calles pero los mantiene

Requerido por Izquierda Unida, el alcalde ha remitido al juzgado un acuerdo plenario en el que asegura que se aprueba quitar los nombres franquistas, pero las placas con las leyendas de 'Generalísimo', 'José Antonio', 'Salas Pombo' y 'Sanjurjo' siguen en las calles del municipio.

El Ayuntamiento de Fuentes de Oñoro ha hecho oídos sordos a la obligación de retirar las denominaciones de personajes franquistas que dan nombre a varias calles del municipio, a pesar de que existe una ley de 2007 que ordena el cambio, de las denuncias iniciadas por Izquierda Unida y de que existe un acuerdo del pleno municipal para hacerlo. Así lo atestiguan una serie de imágenes tomadas por IU ante notario y que evidencian que, a pesar de los años transcurridos desde que se aprobó la denominada ley de memoria histórica, no ha sido cumplida aquí y en otros municipios e instituciones.

 

Uno de los casos flagrantes es el de Fuentes de Oñoro. Así lo considera IU, que el pasado verano inició una acción contra unas 80 administraciones locales que no habían procedido a retirar los elementos relativos a la simbología franquista repartidos por la provincia y que ha visto como el consistorio fronterizo ha tomado la decisión de no cumplir la legalidad. El de Fuentes de Oñoro está entre los que, según IU, han decidido agotar la vía judicial para evitar aplicar la ley. En su denuncia del pasado verano, Izquierda Unida solicitó a este consistorio retirar los nombres de personajes franquistas con los que están bautizadas muchas calles y que, según la ley de memoria histórica, deben ser retirados.

 

Sin embargo, no solo no se ha procedido a la retirada, sino que ha optado por una posición de resistencia. Según han confirmado fuentes municipales, el Ayuntamiento ha hecho llegar a los juzgados un documento en el que se manifiesta un acuerdo del pleno municipal para proceder al cambio; sin embargo, este acuerdo fue tomado en etapas anteriores y no se ha procedido a ejectutar el cambio. Así lo han reconocido las fuentes municipales consultadas.

 

Según IU, esta decisión es indignante porque el hecho de haber remitido al juzgado este acuerdo de pleno a sabiendas de que no se ha llevado a efecto es una manera de dilatar el proceso y su consecuencia puede ser una condena en costas para el Ayuntamiento. La formación asegura que el alcalde ha manifestado su intención de no cumplir con el mandato legal, lo que roza la prevaricación según el secretari provincial de IU, Domingo Benito.

 

 

PLACAS SIN ELIMINAR

 

Pero lo más grave es que a pesar de existir una ley que ordena prescindir de símbolos franquistas en la vía pública y edificios de la administración, y de que el propio Ayuntamiento acordó el cambio de denominación en las calles afectadas, los nombres de 'Generalísimo', 'José Antonio', 'Sanjurjo' o 'Salas Pombo' figuran todavía en las placas que indican la denominación de las calles. Así lo han comprobado los responsables de IU en una visita que se ha producido esta misma semana e igualmente ha quedado atestiguado por el acta notarial que han levantado.

 

El de Fuentes de Oñoro es uno de los ayuntamientos que están en esta misma situación. Cuando IU presentó su denuncia el pasado verano, la mayoría de los 80 señalados procedierion a cumplir la legalidad e iniciaron los procesos para el cambio, en cuyo caso la formación ha procedido a retirar las denuncias. Pero también hay un grupo de alcaldes que ha tomado la otra opción y que se han negado a efectuar las modificaciones que se les piden.

 

La Ley 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura, conocida como Ley de Memoria Histórica, establece que los «escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación personal o colectiva del levantamiento militar, de la Guerra Civil y de la represión de la dictadura» deberán ser retiradas de los edificios y espacios públicos. Esto se ha ido cumpliendo con el paso de los años, pero también con la actación de los tribunales que han tenido que dirimir denuncias similares a la de IU en ciudades que se han resistido a hacerlo.