Fotos no, gracias

La “seguridad” del edificio de la Delegación Provincial de la Seguridad Social de Salamanca ha impedido la entrada de cámaras de fotos a una rueda de prensa de CGT.

Con la justificación de que se trataba de una rueda de prensa “no autorizada”, los servicios de seguridad y vigilancia del edificio de la Delegación Provincial de la Seguridad Social de Salamanca, situada en el Paseo de Canalejas, ha prohibido a los periodistas acudir a una convocatoria del sindicato CGT con cámaras de fotos.

 

Por suerte, los empleados de la seguridad del edificio han tenido el distinguido gesto de no requisar a los periodistas sus teléfonos móviles, de forma que, pese al intento de censura, se han podido captar imágenes de la rueda de prensa ofrecida por delegados sindicales de CGT-CAT en el local sindical situado en el interior del edificio de Canalejas.

 

Tras pedir explicaciones sobre esta rueda de prensa “clandestina” a CGT, el sindicato ha transmitido su malestar por el trato recibido por los periodistas, al tiempo que ha explicado cómo, en un primer momento, la Subdelegación de Gobierno en Salamanca comunicó al sindicato que consideraba la rueda de prensa sobre las pensiones como “inconveniente”. No obstante, el encuentro con los medios en ningún momento se desautorizó de forma oficial, ya que la Subdelegación y la Dirección del INSS se han estado “pasando la pelota” para no pronunciarse sobre el asunto.

 

Es curioso cómo las cámaras pueden causar amor o fobia, según quién, cuándo y cómo se ponga delante, especialmente en Salamanca.