Fortes obra el Milagro y abandona el Hospital: "Vi peligrar mi vida, pero voy a seguir toreando"

Nemesio Matías y Jiménez Fortes (FOTO:T. NAVARRO)

El matador se quedará al menos diez días en Salamanca para que le hagan las curas, por lo que de momento no viajará a Málaga.

El diestro malagueño, Saúl Jiménez Fortes, ha abandonado el Hospital Clínico de Salamanca tras once días hospitalizado tras sufrir la que ha sido la cornada más grave de toda su trayectoria profesional en la Feria Taurina de Vitigudino.

 

Aunque dolorido y con algún problema que otro para poder responder a todas las preguntas que le han formulado los medios de comunicación en rueda de prensa, el matador de toros puede hablar, aunque con "dificultad y cansancio", explica Nemesio Matías, su apoderado.

 

El torero malagueño ha querido agradecer el apoyo recibido por compañeros y aficionados, con llamadas y como no a todos aquellos "que ese día me sacaron del ruedo, sin olvidar al chófer de a ambulancia, a todo el equipo médico y a los médicos que me operaron y hoy siguen con mi tratamiento, Del Pozo y Blanco". 

 

 

«Vi peligrar mi vida, pero no me planteo dejar los toros y pienso volver a los ruedos. Cuando decidí ser torero, lo hice con todas las consecuencias y me apetece volver a torear, pero está claro que la recuperación va ser larga y hay que esperar», ha dicho.

 

«En todo momento fui consciente de lo que me pasaba, es evidente que la cornada es muchísimo más grave que la de Madrid, pero tanto al salir del ruedo como al llegar al hospital me enteré de todo», comenta el torero, al que se le entiende perfectamente, aunque se cansa al hablar.

 

Por su parte, Matías, ha recordado que "de las 21 tardes que teníamos hasta final de temporada ya hemos perdido muchas aunque no sabemos si habrá que suspenderlas todas». 

 

Finalmente, el matador se quedará al menos diez días en Salamanca para que le hagan las curas, por lo que de momento no viajará a Málaga.