Formación en ingeniería de competición entre la UCAV y el equipo FMC

Por Vicente Enciso, Alumno del Grado en Mecánica + Título en Ingeniería de Competición

Como cada sábado, a las ocho de la mañana llegamos a la universidad, para coger el autobús camino de Getafe. Llegamos sobre las nueve y media, y una vez cambiados y listos, empezamos a preparar nuestras bancadas de trabajo. Una vez que dejamos preparadas las bancadas (trasladamos el bloque del motor desde el almacén hasta la bancada, y las piezas que nos faltaban por montar), nuestros profesores nos dijeron que teníamos que ir a ver cómo funcionaba y como se montaban un motor Ford de inyección indirecta, de una manera más detallada y así terminar de entender el funcionamiento del motor.


En el video, en primer lugar salía las piezas y el montaje, una vez montado el motor salía ilustrado, como funcionaba y cuál era la función de cada una de las piezas, todo eso, unido a las explicaciones que nos daba Carlos, nos ayudó a terminar de entender el funcionamiento. Una vez terminadas las explicaciones, mientras que los grupos terminaban el montaje del motor, grupo a grupo iba con Isma y les explicaba el trabajo de peritaje y nos ponía la tarea de la semana que viene: hacer un peritaje y definir la estrategia del equipo en los ámbitos de la mecánica.


Una vez que tuvimos más o menos una idea de lo que nos pedía Isma, nos dedicamos a terminar de montar el motor, aprendiendo a calar el motor, es decir, a igualar el árbol de levas con el cigüeñal y con el volante de inercia. En esta tarea nos ayudó Torcua, aportándonos su experiencia. Una vez terminado de calar el motor, nos fuimos a comer.
    

 

Cuando terminamos de comer, nos pusieron otro video para explicarnos el método anterior, la carburación, nos explicó el funcionamiento general, el funcionamiento en bajas, medias y altas revoluciones. Nos explicaron los problemas que nos daban en el momento de montarlo y tanto a bajas como a altas presiones, y el efecto Venturi.

 


En el momento que Carlos terminó de explicarnos el funcionamiento del carburador, ya no nos daba tiempo a hacer más, asique recogimos la bancada y lo dejamos todo limpio y nos pusimos de camino a Ávila.