Fomento suprime la línea Salamanca-Ávila al no llegar al 15% de ocupación y modifica la de Madrid-Avila-Salamanca

Se apostará por aquel modo que sea más eficiente en cada caso y aquel que suponga un menor coste para el ciudadano, y se garantizarán los mayores estándares de calidad y seguridad en la prestación del servicio.

La línea ferroviaria que enlaza Salamanca con Ávila va a ser suprimida en el primer semestre del ejercicio 2013 según señala el ministerio de Fomento, de acuerdo con el Plan de Reestructuración Ferroviaria presentado este viernes. En el caso de la línea Salamanca-Madrid-Ávila, el Gobierno introducirá una seri de modifcaciones incluida en dicho plan de reorganización.
 
Así, el criterio general adoptado es la declaración como obligación de servicio público (OSP) de todas las relaciones con un aprovechamiento superior al 15%. No obstante, algunas en las que éste se sitúe entre el 10 y el 15% también podrán declararse como OSP, teniendo en cuenta criterios de cohesión y vertebración territorial.
 
En concreto, la línea Salamanca-Ávila no presentaba ese 15% de ocupación, por lo que será suprimida en los próximos meses, con la eliminación de un tren que sale a las 16:40 horas y otro que regresa a las 07:05 horas.
 
 
Las estaciones por las que se detenía este tren son las siguientes: Aldealengua, San Morales, Babilafuente, Villar de Gallimazo, Peñaranda de Bracamonte, Narros del Castillo, Crespos, San Pedro del Arroyo y Cardeñosa de Ávila.
 

En este sentido, en la actualidad hay servicios ferroviarios que muestran importantes ineficiencias. El 51,7% de los trenes se destinan a cubrir servicios que sólo utiliza un 16% de los viajeros y presentan un aprovechamiento inferior al 15%.

En estos servicios de menor aprovechamiento, se dan casos en los que el Estado llega a aportar hasta 371 euros por billete, frente a los 11 euros que paga el viajero.

 
Así, un total de ocho servicios convencionales de media distancia, que Renfe opera en Castilla y León, podrían verse afectados por el Plan de Racionalización de los servicios de transporte ferroviario de viajeros, que estarán financiados por el Estado.


De hecho, el Ministerio no ha incluido entre los servicios de media distancia con apoyo público la relaciones Salamanca-Ávila, pero sí figura la de Madrid-Ávila-Salamanca. Lo mismo ocurre con las relaciones Madrid-Ávila y Madrid-Salamanca, que podrían formar parte de la anterior obligación de servicio público.
 

Fomento deberá formalizar antes del 30 de septiembre de 2013 con Renfe Operadora el contrato de servicio público en el que se reflejen las condiciones en que se habrán de ejercer dichas obligaciones de servicio, así como los mecanismos para su compensación.

 

En caso de que alguna comunidad autónoma tuviera interés en la prestación de un servicio ferroviario de viajeros sobre alguna de las relaciones que no han sido declaradas de obligación de servicio público por la Administración General del Estado, dicha comunidad autónoma podrá formalizar el correspondiente contrato con Renfe Operadora asumiendo la financiación del déficit de explotación de dicho servicio.