Fiscalía investiga la presunta agresión de una trabajadora del Río Carrión de Palencia a la hermana de un paciente

La Fiscalía ha abierto una investigación por la presunta agresión de una trabajadora del Hospital Río Carrión a la hermana de un paciente ingresado en el centro hospitalario, según han informado fuentes del Defensor del Paciente, que ha solicitado investigar el caso.

Los hechos se produjeron el 15 de diciembre, cuando una familia fue  visitar por la mañana a un paciente ingresado en la habitación 307 del Hospital Rio Carrión. La Asociación ha explicado que aproximadamente a las 13.15 horas, el paciente se encontraba comiendo y su hermana sentada en una silla, a los pies de la cama del paciente, cuando el paciente comentó a una trabajadora de la séptima planta que las manzanas asadas no le gustaban y que si le podían dar otra fruta en "trocitos pequeños" para comérsela mejor.

 

Según el relato de el Defensor del Paciente, la trabajadora presuntamente se acercó a la hermana del paciente, la cogió y tiró del pelo de forma agresiva y profirió insultos, amenazas y palabras malsonantes "propias de una demente", de lo que asegura que feron testigos el paciente de la cama de al lado y una sobrina de la agredida.

 

Los hechos han sido denunciados ante la Fiscalía por la Asociación, aunque se ha interpuesto una denuncia ante el Cuerpo Nacional de Policía y las diligencias se han remitido al Juzgado de Guardia de Palencia para su investigación.

 

El Defensor del Paciente ha agradecido y felicitado al fiscal porque considera que "desgraciadamente solo se habla de las 'agresiones' que reciben algunos profesionales (evidentemente) solo con no estar de acuerdo ya llaman a seguridad y se olvida que los pacientes, 'demasiados', están siendo agredidos verbalmente sin que después puedan demostrarlo por falta de testigos".

 

En esten sentido, la Asociación ha añadido que ni pacientes ni familiares tienen la culpa "de la presión asistencial ni recorte de personal para ser maltratados" y por ello ha asegurado que echan de menos las cámaras en los centros que corroboren estos hechos.