Finaliza el plazo sin alegaciones para la IGP ‘Carne de Salamanca’

Envío a Madrid. Una vez concluido el mes para presentar los alegatos, el proyecto se remite al Ministerio para que apruebe el inicio de la nueva marca, con el posterior visto bueno de Bruselas
CHEMA DÍEZ

Así, finalizó el nuevo plazo de un mes para presentar alegaciones a esta nueva IGP, como ya ocurriera en el anterior proceso, cuando la Interprofesional de la Carne de Vacuno de Calidad (Invac) y la Federación Española de Asociaciones de Ganado Selecto (Feagas) presentaron alegatos formales para el inicio de esta iniciativa.

Por tanto, y como los trámites burocráticos “son tan lentos”, aún queda la aprobación por parte del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino (MARM), cuando ya podrán empezar a comercializar con la marca, para que después, Bruselas dé el definitivo visto bueno a Carne de Salamanca.

Por su parte, los presidentes de Ternera Charra, Javier Boyero, y de Carne de Morucha, Alfredo Martín Cubas, ven ya la luz al final de túnel porque ese proyecto que comenzó hace más de tres años, puede hacerse realidad en pocos meses, gracias al trabajo y la paciencia de ambos organismo. Así, ya están trabajando en todos los asuntos internos de la nueva IGP, para el reglamento, el Consejo y las bases de este nuevo proyecto.

El cebadero, para noviembre
Por otro lado, hay que recordar que el cebadero comunitario que se creará en la localidad de Villarmayor debe estar listo para el mes de noviembre, por lo que se prevé que su construcción comience en los meses de verano para poder cumplir los plazos previstos.

Este cebadero se hizo y deshizo varias veces ante la imposibilidad de unos y otros para hacer frente a la inversión, pero que finalmente se constituyó una cooperativa de segundo grado para poder realizar esta idea. La cooperativa se denominó Vademosa, S. Coop., con un capital de un millón de euros que aportan las siguientes entidades: ganaderos de Morucha y Dehesa Grande con un 33 por ciento cada una de ellas, mientras que el resto corre a cargo de Sociedad Coperal y Santaelena, Vacuno de Béjar, Vacuno de Salamanca, Dehesa Grande, Canal y Cogalad. Además, las instalaciones están ubicadas en unos terrenos aportados por ganaderos de Morucha y Dehesa Grande en la localidad de Villarmayor.

Otro aspecto a destacar es la cuantía económica para la realización de este proyecto que asciende a un total de un millón de euros, de los cuales 600.000 los aportan las entidades anteriormente mencionadas y el resto, 400.000 corre a cargo de la Administración regional.

Por último, conviene resaltar que los integrantes de esta idea estuvieron a punto de perder la subvención de la Junta por todos los problemas para buscar la financiación necesaria, pero que desde el Ejecutivo regional tuvieron la paciencia necesaria para esperar una respuesta definitiva.