Final turca con sabor español en la Euroliga femenina

Alba Torrens, la gran artífice del triunfo de Galatasaray ante Ekaterinburg (Foto: FIBA Europe)

Galatasaray y Fenerbahçe se disputarán el cetro europeo de la Euroliga femenina después de la gran sorpresa protagonizada por el primero que derrotó al 'megafavorito' Ekaterinburg con un partidazo de Alba Torrens. 

Turquía tendrá por fin al campeón que tantos años lleva buscando en el baloncesto femenino. Galatasaray y Fenerbahçe disputará la gran final de la Euroliga femenina 2014 después de derrotar a Ekaterimburgo y Bourges, respectivamente, en semifinales. Una final que casi nadie esperaba porque en todas las quinielas estaba apuntado el nombre del equipo ruso, anfitrión y vigente campeón, que, sin embargo, se vio desarbolado por la ambición su rival y, sobre todo, la exhibición de juego de la española Alba Torrens.

 

Gane quien gane el domingo habrá color español ya que si en las filas de Galatasaray se encuentran la alero mallorquina y Sancho Lyttle, en Fenerbahçe el banquillo está ocupado por Roberto Íñiguez.

 

Galatasaray dio una lección de fe y juego ante Ekaterinburg, 70-77, al que dominó desde el primer minuto con una salida en tromba protagonizada por Sancho Lyttle, 12 puntos en ocho minutos. Sin embargo Sancho sufrió un percance que la obligó a marcharse al banquillo lesionada y todo hacia temer que las locales impondrían su potencial poco a poco. Entonces surgió la figura de Alba Torrens, letal desde 6,75 para disparar aun más la ventaja de Galatasaray, que defendía con orden y repartía roles con inteligencia sobre la pista. 

 

silvia dominguez ekaterinburg basket

Silvia Domínguez fue la única local que mantuvo el tipo hasta el último cuarto -incomprensible la decisión de sentarla en plena remontada-, en el que aparecieron Taurasi y Nolan para poner a su equipo a tiro de seis puntos. No cedió Galatasaray, muy serio y concentrado que ató el triunfo en tres minutos finales para enmarcar

 

BOURGES NO CEDIÓ HASTA EL FINAL

 

Mucho más igualada y táctica resultó la segunda semifinal en la que la lógica apuntaba a Fenerbahçe como favorito pero en la que se volvió a comprobar la capacidad competitiva de un clásico como Bourges, 59-50

 

El gran partido de McCougtry (22 puntos y 10 rebotes) tuvo su cúlmen en los dos últimos minutos en los que metió los tiros que a Bourges no le entraron -hasta tres balones se salieron el aro-, para establacer así la diferencia final.

 

De esta manera Fenerbahçe repite final y tendrá la oportunidad de sacarse la espina del año pasado cuando apenas pudo oponer resistencia a Ekaterinburg, 82-56.