Final española sobre tierra en la capital romana: Ferrer vs. Nadal

Dos ‘semis’ diferentes. Mientras Ferrer se deshizo de Verdasco en tan sólo 69 minutos, Nadal sufrió ante Gulbis, que forzó el tercer set
efe / ROMA


El manacorí Rafael Nadal, número tres del tenis mundial, se impuso al letón Ernests Gulbis, número 40, por 4-6, 6-3 y 4-6. Su rival, verdugo del suizo Roger Federer en su estreno este año en el torneo del Foro Itálico, a punto estuvo de convertirse también en la pesadilla del mallorquín, cuatro veces vencedor en Roma, tras igualarle en el marcador y forzar la decisión de la eliminatoria a la tercera manga.

Por su parte, David Ferrer, número 17 del tenis mundial, se deshizo justo antes de su compatriota Fernando Verdasco en la primera semifinal por 7-5 y 6-3.

En tan sólo 69 minutos, el alicantino logró clasificarse para su primera final en un Másters 1.000 ante un Verdasco al que las últimas dos semanas le han pasado factura.

Este año el alicantino ha conquistado el torneo de Acapulco ante el también español Juan Carlos Ferrero y llegaba a Roma tras disputar la semifinal de Montecarlo, donde cedió con Rafael Nadal, y la del Godó, cuando encajó una derrota con Verdasco.

En el encuentro de ayer, la primera manga estuvo dominada por el madrileño hasta el quinto juego gracias a una solidez y una precisión que le permitieron dominar a Ferrer, que empezó a fallar al intentar acortar los intercambios.

Sin embargo, todo cambió cuando Ferrer, al servicio, logró anotarse su segundo juego del partido (5-2).

El de Javea volvió a meterse así en la pista recuperando terreno, mientras Verdasco empezó a fallar regalando la ventaja a Ferrer, que firmó así seis juegos consecutivos y se hizo con la primera manga.

La segunda manga comenzó bajo el dominio del alicantino, mientras Verdasco comenzó a evidenciar signos de fatiga, factura de las tres semanas seguidas que ha encadenado con los torneos de Montecarlo, Barcelona y ahora Roma.

Ferrer siguió adelante mientras Verdasco siguió entregándose al máximo y protagonizando algunos golpes excepcionales que, sin embargo no fueron suficientes para igualar el partido, que se cerró a favor del alicantino.