FEVESA no impide que Salamanca deje escapar a su último tren...

Miembros de esta asociación se encadenaron a las vías del tren que salía hacia Irún como símbolo de protesta por la decisión de RENFE de elimar los servicios de largo recorrido

Salamanca ya ha despedido al último tren, que se ha perdido en el horizonte camino de Irún debido a a decisión de RENFE de terminar con estos viajes por no considerarlos rentables. Pero la reivindicación ha seguido en la calle de la mano de la asociación de vecinos FEVESA, que ha protagonizado un encadenamiento a las vías del tren con el objeto de protestar por una situación que consideran injusta.

Seis miembros de la organización se han colocado en las vías en torno a las 10.30 horas de la mañana (hora de la salida del tren) a la vez que otros manifestantes explicaban a los viajeros el porqué de esta decisión y lo que RENFE había llevado a cabo en Salamanca. Media hora después, la Policía, "que nos ha tratado muy bien y con mucho respeto", ha desencadenado a los manifestantes y el último tren ya se ha escapado de Salamanca.

"Ha sido un acto muy emotivo y bonito, la verdad, porque hasta el maquinista se ha puesto a llorar. Hemos informado a la gente de lo que pasaba y nos hemos encadendo a las vías del tren como símbolo de protesta ante la decisión de RENFE de suprimir los trenes de larga distancia de Salamanca. También hemos creado unas esquelas muy significativas y hasta los propios viajeros del tren nos han aplaudido. Ha merecido la pena, la verdad y que sepan que el tren iba lleno de pasajeros, para que luego digan". Así se ha expresado el presidente de FEVESA, Chema Collados, quein se ha encadendado a las vías del tren junto a otros cinco miembros, mientras que más de 20 personas han explicado el motivo de la protesta.

"Que no nos vendan la moto ni nos engañen. Salamanca es la única ciudad de más de 100.000 habitantes que no tiene trenes directos de largo recorrido por mucho que nos quieran decir ahora que podemos viajar a Valencia. Es totalmente injusto", señaló.

El último tren a Zaragoza partió a las 06.00 horas y el de Irún media hora más tarde de lo habitual, a las 11.00 horas, más o menos, dejando en el horizonte las ilusiones de una ciudad que "vuelve a perder una cosa más que tenía y ya son demasiadas", destasca Collados.

Posición firme de RENFE
Hay que recordar que el director de este organismo, Julio Gómez, se había reunido en la jornada del viernes con FEVESA pero con la decisión ya tomada y señalando que se "mejorarían las conexiones desde Salamanca".

Tampoco hay que olvidar que FEVESA se manifestó el viernes enfrente de la estación de trenes para protestar por esta situación que por el momento no tiene visos de mejorar.