Fernando Rodríguez niega a C's lo que reconoció a El País sobre la financiación ilegal del PP

Rodríguez, en el acto de San Juan de Sahagún celebrado este viernes. Foto: I. de la Calle

Fernando Rodríguez, callado desde hace cinco meses, da a Ciudadanos su versión de los 'papeles de El País' para propiciar el acuerdo de investidura: si es imputado, deberá ser expulsado y puede dinamitar la legislatura.

En puertas de una nueva legislatura, que arranca hoy con la constitución del Ayuntamiento de Salamanca, regresa el caso de los 'papeles de El País' el escándalo que señala a Fernando Rodríguez como posible organizador de una financiación irregular para pagar la campaña del PP en las elecciones de 1999. Rodríguez, entonces ya concejal, toma hoy de nuevo un acta de edil sin que Ciudadanos, la formación que ha dado sustento a Fernández Mañueco para poder repetir, haya podido permanecer ajeno a este caso.

 

El partido naranja ha tenido que responder durante toda la campaña a preguntas sobre el protagonismo de Fernando Rodríguez, hombre clave del PP salmantino durante los últimos 20 años y 'fontanero' de las interioridades del Ayuntamiento de Salamanca todo este tiempo. Y este viernes el número uno de Ciudadanos, Alejandro González, ha detallado las explicaciones que el PP le ha dado sobre este asunto. Toda una novedad porque desde que el caso salió a la luz el día 15 de diciembre del año pasado Rodríguez ha salido de la vida pública: no ha vuelto a comparecer en ningún acto donde los periodistas le pudieran preguntar y llegó a hacer una intervención en vídeo para evitarlo.

 

“La primera reunión que tuvimos con el PP comenzó dirigiéndome yo al señor Fernando Rodríguez para que me contar su situación. Me dijo que él lo único que reconoció fue una serie de documentos que salieron publicados y que en ningún momento correspondían a ninguna contabilidad B sino a su gestión del día a día cuando era responsable de Hacienda. Que nunca ha reconocido que hubiera contabilidad B en el PP y que fue sacado de contexto", ha explicado González.

 

 

 

 

La versión de Rodríguez es, al margen de desconocida hasta ahora, bastante discutible. Según la información publicada en su día por El País, no se trata solo de simples documentos porque el concejal reconoció su letra y dijo que los apuntes podían ser "donativos al partido" y los definió como un "esbozo" del presupuesto para la campaña de 1999, coordinada por él y con Alfonso Fernández Mañueco como secretario provincial.

 

 

APUNTES EN A Y EN B

 

Difícilmente esto, la versión del periodista de El País, casa con la explicación que le ha dado Rodríguez ahora a C's: que son su gestión del día a día en Hacienda, concejalía que ha ocupado repetidamente. Porque los tres folios del documento incluyen los nombres de varias empresas y, junto a ellos y a cantidades económicas, las letras 'a' y 'b'. Así lo explicó al periodista de El País Fernando Rodríguez:

 

A la pregunta de por qué en algunos pagos anota A y en otros B, responde: "No puedo señalar a qué puede obedecer. Creo que en aquel momento la normativa de financiación de partidos políticos permitía a las empresas hacer donaciones en metálico a los partidos. No soy experto en eso. Yo no llevaba las cuentas del partido y creo entender que a lo mejor pueden referirse a donativos al partido que en aquel momento estaban permitidos por la legislación. Ahora ya la legislación se ha puesto evidentemente mucho más estricta, pero por aquel entonces eran mucho más flexibles las cantidades que las empresas podían donar a los partidos en campañas".

 

 

NO ESTÁ EN EL JUZGADO

 

El número uno de Ciudadanos en el Ayuntamiento sigue con las explicaciones. "Nos transmitió también que es un hecho por el cual no está judicializado, él no puede demostrar su inocencia acompañado de un abogado en un tribunal y nosotros no somos jueces, no podemos imputar o sentenciar y como creemos que la Justicia debe de ir por un lado y la política por otro, respetaremos decisiones judiciales, si ese señor fuese imputado, tendría que ser apartado, pero en este momento no lo está", ha asegurado.

 

Esa situación remite a una salida que poco tiene que ver con la regeneración política. En los cinco meses que uno de los cargos con más poder en el Ayuntamiento lleva en segundo plano se ha alimentado la tesis de que se trata de un delito prescrito y que no está imputado por nada. Un argumento poco válido en materia de ética, y que puede quedar desmontado si prospera la denuncia que ha presentado el PSOE. En esta, se denuncia que la situación no solo corresponde a 1999, sino que ha sido continuada en el tiempo. Si el juez admite a trámite la denuncia y decide imputar a Rodríguez, este caso puede dinamitar la legislatura: Mañueco se ha comprometido a apartar a quien sea imputado.