Fernando Pablos pide al consejero de Sanidad que "rectifique o se vaya para su casa"

 

El procurador del Grupo Parlamentario Socialista, Fernando Pablos, ha reclamado al consejero de Sanidad, Antonio MarĂ­a SĂĄez Aguado, que o "rectifica" la decisiĂłn del cierre de las urgencias nocturnas en los centros de salud de Villarino y Barruecopardo (Salamanca), o deberĂ­a irse "a su casa".

El socialista salmantino ha planteado una de las preguntas parlamentarias en el Pleno de las Cortes, incluidas en una 'batería' dirigida al consejero de Sanidad sobre materias relacionadas con la Sanidad, en las que se ha tratado materias como este cierre de los Servicios de Urgencias, las obras en el Hospital de Soria, la Unidad Móvil del centro de ArÊvalo (Ávila) o la unificación de las zonas norte y sur en Zamora.

Pablos, que ha apuntado que la pasada madrugada se ha producido la primera consecuencia de esta decisiĂłn con el fallecimiento de una persona en una residencia de ancianos en PereĂąa de la Ribera, ha calificado de "milonga" las justificaciones de racionalizaciĂłn de gasto aportadas por la ConsejerĂ­a ya que, segĂşn sus cĂĄlculos, los centros de salud citados suponen un gasto de "250.000 Ăł 300.000 euros" al aĂąo, lo que ha comparado con "el agujero de 188 millones de euros en el Hospital de Salamanca", al que segĂşn sus afirmaciones el consejero ha quitado importancia.

El procurador ha reiterado que los servicios de urgencias de Villarino y Barruecopardo se habilitaron por las especiales condiciones de la comarca en relaciĂłn con la poblaciĂłn envejecida y su distancia de "mĂĄs de 100 kilĂłmetros" con el hospital mĂĄs cercano.

SĂĄez Aguado, quien ha visto cĂłmo durante su turno de dĂşplica cinco personas que se encontraban en la tribuna de pĂşblico de las Cortes han exhibido camisetas con el lema 'Arribes quiere vida' y han sido desalojados del hemiciclo, ha reiterado que su compromiso es que se mantenga el servicio de atenciĂłn de urgencia y que se permita a las personas que requieran asistencia nocturna ponerse en contacto con un operador mĂŠdico que clasifique la situaciĂłn y recomiende la actuaciĂłn mĂĄs adecuada.

AsĂ­, ha aĂąadido que se mantendrĂĄ el servicio de urgencias en las zonas rurales, aunque con reestructuraciĂłn de los servicios, ya que ha repetido que en la zona de Las Arribes se produce una media de dos urgencias cada noche, cuando en cada turno de este tipo trabajan dos mĂŠdicos. Por ello, ha advertido a Pablos de que "la demagogia de fijar un sitio para los recursos comienza a ser peligrosa".