Fernando Gil Villa: "La gestión de Mañueco favorece más a los patrimonios que a los trabajadores"

Fernando Gil Villa

El profesor de Sociología en la Universidad es el candidato a la secretaría general de Podemos Salamanca, frente a Estefanía Rodero Sanz, para las elecciones que tendrán lugar entre el 26 y el 30 de diciembre.

Fernando Gil Villa, natural de un pueblo de Zaragoza, es doctor en Sociología, materia de la que imparte clases en la Universidad de Salamanca desde 1991, y de la que será catedrático en poco tiempo. Ha escrito varios libros sobre exclusión social, movimientos ciudadanos o corrupción. Actualmente, es el candidato, elegido por su equipo de trabajo, a secretario general de Podemos Salamanca, con una lista de 16 personas, frente a la candidatura que lidera Estefanía Rodero Sanz.

 

Del día 26 al 30 de diciembre será la votación para los inscritos a Podemos en Salamanca, y el 2 de enero se sabrá quiénes han sido elegidos como secretario general y como consejeros, los órganos municipales de Salamanca, que decidirán la estrategia a seguir en la ciudad.

 

Es profesor de Sociología de la Universidad de Salamanca. ¿En qué momento decide sumarse a Podemos?

 

Yo era simpatizante hace tiempo, y en los últimos meses me acerqué y desde octubre pude trabajar con algunas personas del círculo de Salamanca en una candidatura al Consejo Ciudadano Estatal. La candidatura era '19 Reacción Ciudadana' y obtuvimos 13.000 votos a nivel nacional. Fue una experiencia muy fructífera y ahí fue cuando nos animamos a hacer esta candidatura al Consejo Ciudadano de Salamanca y a la secretaría municipal. Mis compañeros me lo propusieron, tal vez porque consideraban que mi perfil era el adecuado, y acepté.

 

¿Y por qué Podemos y no otro partido?

 

Podemos es muy coherente con mi trabajo. He publicado libros sobre los ‘indignados’ y sobre temas de exclusión social y corrupción. No es porque lo diga Podemos, sino que yo ya lo vengo diciendo en mis libros hace años: considero que la democracia tiene algunas amenazas importantes, tanto corrupción como desigualdad social. Entonces, cuando aparece una formación política que cree en esto mismo, decido que es el momento de arrimar el hombro desde la calle y no solo en los libros.

 

Se presenta contra la candidatura de Estefanía Rodero Sanz. Hábleme de esta.

 

Bien, el reglamento dice que no se vota a las personas, sino a los documentos, aunque, obviamente, son los secretarios generales son quienes han presentado el documento. Mi perfil es distinto del de Estefanía, yo respeto el suyo y espero que ella respete el mío. 

 

¿Qué es lo que sería lo ideal? Que los inscritos vean el perfil de Estefanía, vean el mío, vean los currículums, trayectorias, la experiencia, lo que aportamos cada uno y voten al perfil que les convenza más para ser secretario general. Y lo mismo para los candidatos a consejeros.

 

¿Se presentaría a la alcaldía de Salamanca, aunque sea con otra fórmula sin el nombre de Podemos?

 

Yo en concreto no tengo intención de ir de cabeza de lista para ir a la alcaldía. Podemos ya ha decidido que no se va a presentar a las elecciones municipales. No obstante, deja libre a los secretarios y consejeros la elección de cada estrategia, y en cada lugar habrá decisiones diferentes. Mi postura y la de la lista que encabezo es que hay que ser muy cautos y responsables. No debemos apresurarnos, no queda tanto para las municipales y solo deberíamos presentarnos en caso de que formáramos una agrupación electoral con una buena organización y con una recogida de firmas, que es lo que exige esta agrupación.

 

No somos partidarios, en principio, de las candidaturas de unidad popular, como tampoco lo es la estrategia y las recomendaciones que ha dado Podemos a nivel estatal. No somos partidarios por las razones que ofrece el documento aprobado, por los riesgos que hay. Somos más partidarios de las agrupaciones electorales.

 

Sin embargo, veo bastante complicado el concurrir a las elecciones municipales. En principio, es complicado por la falta de tiempo y de organización. En el caso de que sea posible y haya apoyo y organización, se podrá hacer. Pero por una ambición de decir 'vamos a presentarnos', sería un acto de irresponsabilidad.

 

Así que se centrarán más de cara a las generales y al Congreso de los Diputados.

 

Personalmente, no tengo ni la menor idea de lo que va a ocurrir. Lo primero es que intentamos conseguir que nuestra candidatura sea la más votada. Si es así, nos pondremos a disposición de la asamblea para crear decidir las estrategias. Pero respecto a la persona que se presentaría a los puestos de las listas, eso tendremos que decidirlo.

 

En el caso de concurrir a las municipales, ¿como ve la unión con Ganemos?

 

Se está hablando en la asamblea, hemos tenido reuniones con ellos, y me parece bien que hablemos. La decisión la tiene que tomar la asamblea, pero si me preguntas mi postura y la de mi grupo, nos parece complicado y arriesgado acudir a las municipales a través de candidaturas de unidad popular, con Ganemos, Marea u otras. Esa es también la recomendación del partido a nivel estatal, y lo compartimos. Nosotros siempre decimos que antes que con Ganemos, hay que contar con los vecinos; lo esencial es la ciudadanía, que no son políticos ni están en partidos. Si trabajando con las asociaciones de vecinos vemos que esto es posible, podríamos dar ese paso.

 

¿Cuál es la principal propuesta para Salamanca?

 

Salamanca es una ciudad de tamaño medio, por lo que si se organiza bien puede permitir una calidad de vida importante, y estéticamente es maravillosa. Pero esa calidad de vida debe estar repartida equitativamente.

 

Pero aun existen muchos problemas, desigualdades, problemas en el hospital, en la universidad en la que trabajo, inmigrantes que lo están pasando mal. Salamanca no es diferente de otras ciudades españolas que, por una serie de políticas de austeridad que se han venido llevando a cabo, ha aumentado el número de población vulnerable. Jóvenes, mujeres y ancianos, especialmente. En Salamanca recalcaría la tercera edad, por el alto número de población mayor, y hay personas han vuelto al brasero porque no pueden poner la calefacción. Asimismo, hay personas con discapacidad, o niños que no tienen todas las necesidades cubiertas. Lo principal es organizarnos para que cada vez haya una mayor justicia social en todos estos sentidos.

 

¿Y cuáles serían las propuestas municipales?

 

Al final, organizar un municipio es como organizar una familia. Se tienen unos presupuestos y se dedican a unas cosas. Puede haber partidos cuyas ideologías dediquen a unas cosas. Nosotros, por la nuestra, dedicaríamos los presupuestos más al gasto social, sin que eso produzca un endeudamiento y con un cierto equilibrio. Y nosotros no vamos a dejar solos, como están haciendo otros, a Cáritas y a las organizaciones con el tema social. Actualmente hay consejerías o concejalías que tratan el tema, pero desde luego, no hay una política social integral, que es lo que queremos.

 

¿Qué le parece la gestión de Mañueco, entonces?

 

Lo cierto es que no querría entrar en temas de gestión personal, aunque siempre las políticas son mejorables. Queremos ser positivos y no acusar o criticar otras políticas. Lo que no podemos perdonar son los casos de corrupción, eso hay que ponerlo encima de la mesa. Políticamente, lo que queremos saber es por qué no se están haciendo ciertas políticas sociales y, en su lugar, se procucen ciertas inversiones de tipo más empresarial y se favorece más a los patrimonios que a los trabajadores. Mientras siga siendo así, no estaremos de acuerdo con ello.

 

¿Cree que son viables las propuestas económicas de Podemos?

 

Lo son siempre y cuando se hagan con cabeza. Lo que no es viable, porque no es de recibo es que se estén cerrando comedores en verano y no coman los niños, o que no se apoye a las personas con discapacidad, y sin embargo tenemos aforados, coches oficiales, diputaciones provinciales y puestos de partidos políticos que en realidad podrían hacerse sin solapamientos. Hay un gran gasto público que es un círculo vicioso que solo sirve para alimentar a las bocas del partido. Todo eso si se dedica al gasto social y con cabeza, es viable. No vamos a endeudarnos para hacer una paella para todo el mundo, sino una mayor inclinación social, como socialdemócratas que somos.

 

Estaba hablando de suprimir las Diputaciones.

 

Se ha hablado bastante desde muchos partidos. Hay que estudiarlo, no digo que estemos a favor de suprimirlas ya, pero sí lo estamos en cuanto a suprimir los solapamientos de gente que lo único que hace es cobrar un sueldo sin rendir. Eso no es de recibo.

 

¿Como sociólogo cree que la política ciudadana puede llegar a ser más eficaz que la profesional?

 

Resulta que aquí hay un malentendido. Hay gente que cree que los políticos son como los fontaneros, gente experta en una materia. Se equivocan con ese sistema de creer que los políticos son expertos y hay que dejarlo en sus manos. Esto ha funcionado así desde los últimos 30 o 40 años y ahora nos damos cuenta de que nos hemos equivocado y que no existe el político experto. De hecho, normalmente no son gente que haya estudiado Ciencia Política, etc. Hay políticos que nos han dirigido sin carrera universitaria. Nos han engañado y ,en vez de ser expertos, son personas de ciertas familias, basta ver los apellidos, que se han enquistado en la política. Puedes utilizar la palabra 'casta' o no. Lo mismo ocurre en la música, que a lo mejor es más fácil sacar un disco siendo un Bosé o Iglesias. Esto es así: el que tiene padrino se bautiza, y esto pasa en España. Para la política, para el arte o para lograr una cátedra. En la política, desde luego, son apellidos, y lo he visto en el PP y en el PSOE. Y en Podemos estamos absolutamente en contra de esto.

 

Sacaba el tema de la endogamia universitaria en España.

 

Hay que decir que ha disminuido mucho. Hay que ser responsables, y si el PP hace una cosa buena hay que decirlo. El sistema de hoy en día es el más justo desde la democracia en España. Es mejorable, desde luego, pero pongo mi ejemplo. Me van a nombrar catedrático porque tengo cuatro tramos de investigación, me los he ganado en 24 años, lo cual obliga a la comisión a nombrarme catedrático. Solo así puedo llegar a serlo, porque no tengo apellido y no iba a tomar café con los catedráticos. Provengo de una familia campesina de Aragón y antaño jamás lo habría sido, y eso es así. Hay que ver la procedencia de los catedráticos de España. Lo mismo con las mujeres, hay muchas menos. El caso es que ahora se nos permite llegar a ese puesto por primera vez en la Historia. Hay endogamia, pero mucho menos que antes.

 

¿Habrá corrupción en Podemos cuando empiece a tomar cargos?

 

Hay que ser realista. No me gusta cuando la gente dice, 'somos limpios, somos puros'. Nadie es 100 % puro, ni impuro. La diferencia es que Podemos tiene unos códigos éticos y de control que hacen muy difícil que alguien se corrompa. Tenemos una supervigilancia, y esto no lo ha hecho ningún partido. No significa que a lo mejor el día de mañana alguien haga una práctica corrupta. Lo que es seguro es que, en ese caso, no ocurrirá como ahora, que no dimiten y hasta se les aplaude. En Podemos, si alguien realiza una mala práctica, dimitirá inmediatamente de todo cargo.

 

¿El partido tiene la suficiente estructura para gobernar?

 

En estos momentos, no. La secretaría general de Pablo Iglesias y el Consejo Ciudadano Estatal prácticamente acaban de ser votados. Esto aparece en el boletín de Podemos de diciembre, casi de antes de ayer. Nos estamos organizando y para las elecciones generales estará la estructura, porque hay tiempo. Por esto mismo hay que tener cautela a la hora de acudir a las municipales, que no tenemos tanto. No es por otra cosa. Vamos a organizarnos, y cuando esté, nos presentaremos. 

 

¿Cree que Pablo Iglesias ha monopolizado la imagen de Podemos?

 

Hay gente a la que le fastidia que haya un líder en Podemos, y creen que no debe haberlos. Yo creo que esto no es incompatible con una democracia participativa, siempre que su autoridad sea moral, no impuesta, y sea una persona valiosa y que aporte. Tal vez en el futuro los ciudadanos sean tan responsables y tan educados y cívicos que no necesitarán líderes y solo se guíen por las ideas, pero, de momento, la gente se guía mucho por las personas. Lo que no puede ocurrir es que el líder lo sea por su apellido. Pero si es una persona íntegra, con carisma y elegida por las bases, no me parece incompatible con la democracia.

 

¿Pablo Iglesias es el líder que necesita el partido?

 

Diría que es 'un líder', no 'el líder', eso es excesivo. Es un gran líder y Podemos está de enhorabuena de tener a esta persona en este papel, y en este momento ha logrado aglutinar las esperanzas y las ilusiones de mucha gente.

 

¿Y que le parecieron entonces medidas como la de poner su cara en la papeleta?

 

Eso me parece buscar las cosquillas. No sé exactamente si hubo componentes de mala intención y narcisismo, no tengo la información para eso, y no sé qué paso exactamente. Pero en general, sé que es una persona muy válida, que le sigue la gente, que no miente, íntegro, ha trabajado mucho, y hay que darle un voto de confianza. Habrá metido la pata en alguna ocasión, como todos, pero hay que darle el voto de confianza.