Fernández Mañueco se pone en evidencia en los premios Cecale utilizándolos para avanzar en su escalada de ataques al empresariado salmantino

Mañueco, durante su alocución (Foto: I. C.)

El primer edil y secretario regional del PP provocó el estupor de los asistentes aprovechando su posición como anfitrión para intentar ajustar cuentas con los representantes empresariales salmantinos, sabedor de que éstos no podrían intervenir para defenderse.

Alfonso Fernández Mañueco, alcalde de Salamanca, actuó como anfitrión de los Premios Cecale y aseguró que estos galardones reconocen en la figura de los premiados "nueve respuestas eficaces a la crisis", por lo que se ve capaz de lanzar "un mensaje de confianza, esperanza y optimismo a toda Castilla y León".
 
El alcalde, sin embargo, incidió por sorpresa y contra todo pronóstico durante su discurso en el problema abierto con los empresarios salmantinos en los últimos días con motivo del espinoso asunto de la liberación de horarios. Mañueco no se apartó del discurso oficialista basado en que desde el consistorio se está trabajando para "crear empleo· y remarcó que "lo importante es pensar en lo de todos y no en lo de cada uno", intentando apartar la idea de que la decisión de solicitar la designación de Salamanca como Área de Gran Influencia Turística ha sido una decisión unilateral en la que no se ha tenido en cuenta al empresariado salmantino.
 
También, contradiciéndose con la extensión y contenido de su discurso, animó a centrarse en lo que beneficia a las personas, para no perderse en "enfrentamientos" que pueden distanciar del interés general.
 
En este intento de autojustificación, remarcó como viene haciendo en sus últimas intervenciones, que los ciudadanos han elegido a su equipo de Gobierno para hacer reformas y señaló a la parte empresarial como culpable de la fractura en el diálogo social de Salamanca. Obvió decir que en contra de la medida que propiciará la libertad de horarios para las grandes superficies se han situado también los sindicatos y todo el arco político de la oposición.
 
Sin duda, fue uno de los asuntos más comentados durante el acto y en los corrillos conformados en el coctail postrero al acto, donde la coincidencia en que no era el lugar indicado para airear su enfrentamiento con el empresariado local fue la tónica.
 

Noticias relacionadas