Fernández Mañueco presume de medidas antifranquistas al día siguiente de blindar el medallón de Franco

Medallón de Franco (Foto: Teresa Sánchez)

El alcalde de Salamanca anuncia que someterá a las autoridades competentes en materia de Patrimonio la decisión de cubrir o no en el futuro el medallón con la efigie de Franco en la Plaza Mayor, algo que no es una decisión propia sino que está obligado a hacer por sentencia judicial. 

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, ha anunciado durante la tarde de este lunes que someterá, "a las autoridades competentes en materia de Patrimonio la decisión de cubrir o no, en el futuro, el medallón con la efigie de Francisco Franco, situado en la Plaza Mayor". Una nota que llega justo después de la polémica levantada tras haber blindado el citado medallón y en la que no hace más que afirmar algo que ya se sabía puesto que ya había anunciado que se realizaría ese traslado. 

 

De hecho, lo que olvida en su nota es que está forzado por Ley a hacerlo después de la sentencia judicial que le obliga a dar traslado a la Comisión Territorial de Patrimonio de Castilla y León que es la competente en esta materia. Y eso es algo a lo que se resistió durante años y que fue lo que acabó llevando el caso a los juzgados tras la denuncia interpuesta por Izquierda Unida.

 

Después de semanas retrasando ese traslado comunica que va a hacerlo, aunque no da fecha, cuando todos los ojos y las críticas se han puesto en él por decidir 'blindar' de manera unilateral el medallón y justo dos días antes de que la Comisión Territoral de Patrimonio se vaya a reunir. El orden del día de la citada Comisión no estaba cerrado el pasado viernes ¿Será casualidad y habrá entrado a última hora?

 

A la vez, en la nota enviada desde el Ayuntamiento de Salamanca, presume de las medidas que se han tomado durante su mandato para retirar símbolos franquistas aunque lo hace de manera 'sui generis' porque en vez asumir que ha cumplido la Ley de la Memoria Histórica asegura que ha tomado las medidas "con la voluntad de promover la concordia, la tolerancia y el entendimiento entre todos los españoles". 

 

Entre otras se cita: Un homenaje al alcalde Casto Prieto Carrasco y a los concejales asesinados en julio de 1936, colocándose una placa conmemorativa en la plaza dedicada a dicho alcalde; que se ha devuelto el título de concejal y se ha concedido el título de Hijo Adoptivo y la Medalla de Oro de la Ciudad a título póstumo a Miguel de Unamuno, o que se ha retirado el título de Alcalde Honorario a Francisco Franco y se ha pedido la devolución de la Medalla de Oro a la familia, olvidando quizás que el Partido Popular defendió en Pleno que Franco no tenía ese título.

 

Finalmente apunta que el Ayuntamiento de Salamanca ha respetado en todo momento las decisiones de las autoridades competentes respecto al medallón. Y señala: "La autoridad judicial ha sentenciado que la Comisión de Patrimonio sea la que decida sobre si debe o no permanecer en su actual ubicación, en aplicación de la excepción de la Ley de Memoria Histórica relativa a edificios con protección patrimonial, como la Plaza Mayor, criterio que comparte el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Salamanca".

 

Un indicativo claro a la Comisión de Patrimonio de cuál sería la decisión que debería tomar si quiere hacerlo 'a gusto' de su alcalde. 

Noticias relacionadas