Fernández Díaz dice que todos los etarras serán detenidos, "y especialmente 'Josu Ternera'"

Acto de homenaje a las víctimas del atentado contra la Casa Cuartel
Preguntado acerca de si tiene pruebas de su paradero, recuerda la detención de Izaskun Lesaka quien "pensaba que estaría impune"


ZARAGOZA, 11 (EUROPA PRESS)

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha asegurado este martes que todos los etarras serán perseguidos y detenidos, "se encuentren donde se encuentren" y ha hecho especial mención del histórico jefe de la banda, 'Josu Ternera', quien ordenó la matanza perpetrada en la casa cuartel de Zaragoza a cuyas víctimas se ha conmemorado con motivo del 25 aniversario de la matanza.

"Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, con la cooperación internacional, perseguirán, detendrán y pondrán a disposición judicial a todos los etarras y a sus colaboradores, se hallen donde se hallen, y especialmente quiero hacer referencia a 'Josu Ternera'", que ordenó esta masacre que aquí recordamos. No debe existir ningún santuario terrorista en ningún país del mundo", ha dicho.

Al ser preguntado por los periodistas por si tienen pistas sobre el paradero 'Josu Ternera' el ministro ha comentado que "recientemente ha sido localizada, detenida y puesta a disposición judicial Izaskun Lesaka", responsable del aparato logístico y militar de la banda, que "pensaba que estaría impune y los hechos han demostrado que no y en estos momentos está en la cárcel. Eso le espera a todos los terroristas" sin "excepciones".

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha advertido de que "los terroristas de ETA no son políticos y quienes justifican sus crímenes y no los condenan tampoco lo son". Asimismo, ha llamado a erradicar el lenguaje "manipulador" de la banda porque en España "no ha habido "conflicto, ni presos políticos ni un proceso de paz", sino una banda "criminal que ha sembrado el dolor" y que es "el rostro de la maldad" y prueba de ello son las víctimas inocentes, ha aseverado.

Por ello, el ministro ha defendido que "no debe existir, ni va a existir, ningún santuario terrorista" y ha señalado que los terroristas que tengan causas pendientes con la justicia "van a seguir siendo localizados, detenidos y puestos a disposición judicial", como lo han sido 31 miembros de la banda terrorista ETA este año.

Fernández Díaz ha participado este martes en Zaragoza, acompañado por la presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, entre otras autoridades, en el acto conmemorativo del 25 aniversario del atentado de ETA contra la Casa Cuartel, en el que el ministro ha insistido en que el fin de la banda pasa por su disolución "incondicional" y la entrega de las armas.

En sus palabras, el ministro ha recordado a las once víctimas mortales del atentado, entre ellas varios menores de edad, y a los 88 heridos, así como ha agradecido su esfuerzo y trabajo a la Guardia Civil y la Policía.

Fernández Díaz ha recalcado que "no hay santuarios para que los terroristas puedan eludir la acción de la justicia y lo estamos demostrando porque en lo que va de año han sido localizados, detenidos y puestos a disposición de la justicia 31 miembros de ETA", la mayoría localizados en Francia, pero otros también "en Roma, Edimburgo, Liverpool o Londres".

"HAN SACRIFICADO SU VIDA"

El titular de Interior ha tenido también palabras de recuerdo para los miembros de la Guardia Civil que han sacrificado su propia vida "en el cumplimiento de su deber" y en Zaragoza "aquel 11 de diciembre de 1987 entregaron también la vida de sus esposas y la de sus hijos" en un atentado "vil y cruel".

"Pocos son los días en los que no tenemos ocasión de recordar un atentado de ETA en España", ha lamentado dado que este mismo año también se ha cumplido el 25 aniversario del atentado de Hipercor en Barcelona. En este tiempo, las víctimas "sin tomarse la justicia por su mano" han depositado su confianza en la actuación de la Guardia Civil, el Cuerpo Nacional de Policía, jueces y fiscales y la cooperación internacional "han obligado a ETA a declarar el cese de sus actividades armadas".

De hecho, gracias al trabajo de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, "por su fortaleza y espíritu" se han desarticulado más de 200 comandos, si bien ha observado que el "único horizonte" posible para la banda es "su disolución incondicional y la entrega de las armas".

APLICACIÓN IMPLACABLE DE LA LEY

Para Fernández Díaz, el final de ETA se asienta en tres pilares. En primer lugar, la aplicación "implacable" de la ley y del Estado de Derecho porque el Gobierno "ni ha negociado, ni negocia ni va a negociar con ETA" y se ha comprometido a perseguir y encontrar a los terroristas allá "donde se encuentren", "especialmente" a Josu Ternera "que ordenó esta masacre que aquí recordamos".

Asimismo, tras recordar la legalización de partidos como Bildu y Sortu, ha dicho que quienes transgredan los límites que separan el comportamiento democrático de la colaboración terrorista serán "ilegalizados". "Los terroristas de ETA no son políticos y quienes justifican sus crímenes y no los condenan tampoco lo son".

"ETA defiende una ideología antidemocrática, totalitaria, liberticida, fanática y excluyente, ETA encarna el mal y es el rostro personificado de la maldad", por lo que no se debe aceptar a quienes se sirven de una ideología "para amenazar, extorsionar y asesinar, ni a quienes les amparan, justifican o guardan un silencio cómplice ante la memoria de las víctimas y las atrocidades cometidas".

El segundo pilar para el final de ETA es la defensa de la verdad "frente a los intentos de tergiversar el lenguaje y manipular la historia", por lo que ha apostado por erradicar el lenguaje "manipulador" de la banda fuera y dentro de España.

EL CORAJE DE LAS VÍCTIMAS

El tercer y último pilar es "el tributo de gratitud y el permanente reconocimiento a las víctimas", a su "coraje, paciencia y su fe en las instituciones democráticas". "Es un acto de justicia proteger su dignidad, garantizar sus derechos y reparar su sufrimiento".

Jorge Fernández Díaz ha concluido leyendo emocionado los nombres de las once víctimas mortales de la Casa Cuartel: el sargento de la Guardia Civil José Pino Arriero, su esposa María del Carmen Fernández Muñoz, embarazada en ese momento, y su hija Silvia de 7 años; el cabo José Ballarín Gavá y su hija Silvia de 6 años; el guardia civil Emilio Capilla Tocado, su esposa María Dolores Franco Muñoz, también embarazada, y su hija Rocío, de 12 años; la niña Miriam Barrera, de 3 años, y su hermana gemela Esther; y Ángel Alcaraz Martos, de 17 años.

NO BAJAR LA GUARDIA

La presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, ha observado que ETA se encuentra "cada vez más debilitada, pero no debemos bajar la guardia sobre todo cuando el principal instigador de tan brutal atentado no ha pagado todavía sus cuentas con la justicia". "No debemos ni podemos olvidar las barbaries cometidas" porque para que la sociedad avance en libertad y paz "resulta absolutamente indispensable mirar atrás y ver el largo y tortuoso camino recorrido".

En este camino, es necesario el consenso y la "firmeza" de los responsables políticos, ha dicho Rudi, para elogiar el "ejemplo" de la Guardia Civil y su trabajo contra el terrorismo.

VENCER A LOS TERRORISTAS

El acto de recuerdo a las víctimas del atentado contra la Casa Cuartel ha comenzado con una eucaristía en la Parroquia de San Pío X para continuar en el lugar del atentado, en la avenida de Cataluña donde se sitúa el actual Parque Esperanza. Allí se ha realizado un homenaje floral al que han asistido cientos de personas.

La presidenta de la AVT, Ángeles Pedraza, ha mencionado en su intervención otros atentados, como el de Vallecas "donde también hubo fallecidos, y a todos los que han perdido su vida en manos de terroristas asesinos".