Feafes CyL atiende en 2013 a 100 internos con enfermedad mental en seis de las prisiones de la región, entre ellas Brieva

El programa incluye el seguimiento de los usuarios, en aquellos casos que los precisen, una vez excarcelados, así como el apoyo a las familias. Además se han desarrollado jornadas formativas dirigidas a los funcionarios.

Desde el año 2011 la Federación de Asociaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental de Castilla y León (Feafes Cyl) viene desarrollando un programa de atención a personas que se encuentran privados de libertad, bajo el Programa Marco de Atención Integral para Personas con Enfermedad Mental (Paiem). Este programa se define en el año 2007 de la mano de Instituciones Penitenciarias, con el objetivo de ir implantándose de forma progresiva en todas las prisiones del ámbito nacional.

 

La experiencia y el aval que Feafes CyL representa dentro del colectivo de la salud mental, hace que se llegue a un acuerdo de intervención dentro de este marco de acción, por lo que diferentes profesionales de las asociaciones locales comienzan a realizar trabajos de intervención con las personas con enfermedad mental que se encuentran internas en algunos de los centros penitenciarios de la Comunidad. “Actualmente estamos trabajando en el centro de La Moraleja, en Palencia; en el centro de Villanuela, en Valladolid; en Mansilla de la Mulas, en León; en Brieva, en Ávila;  en los centro de Burgos y Segovia”, explica la técnico de Programas de Feafes CyL, Elena Robles, “y a partir de 2014 se ampliará la cobertura con la intervención en el centro penitenciario de Topas, Salamanca”.

 

“El objetivo de Feafes es abordar de una manera reglada y uniforme un proceso integral de tratamiento bio-psico-social del interno con enfermedad mental” comenta esta profesional, “y para ello trabajamos tres áreas fundamentales que con la atención clínica, la rehabilitación y la incorporación social”.

 

Además, desde el pasado 22 de octubre de 2012, Feafes CyL firma un acuerdo de colaboración con la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias para el cumplimiento de penas de trabajo en beneficio de la Comunidad.

 

Dentro de estos acuerdos, el trabajo de Feafes CyL y 5 de sus entidades miembro, ha posibilitado que a lo largo de 2013 se hayan realizado 167 valoraciones psicosociales e informaciones personales, con la intervención directa y continuada de 100  internos, atendiendo a 30 familias, formando a 117 funcionarios y a 30 internos de apoyo de los diferentes centros penitenciarios. “Las condiciones especiales de privación de libertad y desarrollo de protocolos internos en la atención médica de las personas con enfermedad mental hace que sean necesarios programas específicos de intervención especializada para garantizar un correcto proceso de rehabilitación de la persona”, explica Elena Robles.

 

De forma concreta, el trabajo de esta técnico junto a la psicóloga Alejandra Julio Berrio, se desarrolla un día a la semana con sesiones de intervención de dos horas en el centro penitenciario “La Moraleja” en Palencia. “Hay que entender que junto a la privación de libertad que ya supone un condicionante importante para cualquier persona, hay que sumar la particularidad de contar con un problema de salud mental, por lo que se nos antoja no sólo necesario sino imprescindible introducir este tipo de acciones profesionales si queremos garantizar los plenos derechos de estas personas”, reclama esta profesional.

 

A lo largo de 2013 se han realizado dos seguimientos individualizados en el proceso de excarcelación en el centro palentino, “tan importante como el realizado cuando están de la prisión, ya que algunos llevan muchos años desconectados de la sociedad y no queremos que se encuentren sin recursos ni herramientas con las que ayudarse a la hora de reincorporarse a la normalidad del día a día”, comenta Elena, quien advierte del peligro de que la carencia de una correcta atención suponga una vuelta a prisión de estas personas.

 

Junto a las sesiones individualizadas desde Feafes CyL se han desarrollado diferentes acciones enfocadas a mejorar las capacidades sociales de estas personas por lo que se ha realizado una jornada de convivencia donde los presos han participado en una terapia con caballos, además de dos salidas terapéuticas, “con visita a la ciudad de Palencia, como ensayo de su reinserción a la sociedad”.

 

Igualmente, desde la Federación destacan la importancia del trabajo tanto con las familias como con los propios funcionarios de las prisiones. “Debemos dotar de herramientas a las familias tanto en el momento de la encarcelación de su familiar como prepararles para su regreso una vez cumplido el tiempo de condena”, analiza esta profesional, “como uno de los garantes para asegurar el control de su enfermedad y que no vuelvan a delinquir”,

 

Por su parte, el equipo de funcionarios del centro La Moraleja participó en una jornada formativa, “donde se trató de abordar cuáles son los mejores protocolos de actuación y atención para las personas con enfermedad dentro de la prisión, ya que estos profesionales carecen de una formación específica lo que les hace, en numerosas ocasiones, no saber afrontar estas relaciones”.