Favores de ida y vuelta en el feudo electoral de Beleña

Plaza a nombre de Manuel Sánchez Velasco, expresidente de la Diputación de Salamanca y que fue en una lista por Beleña.

A cambio de conseguir refugio para algunos de sus cargos más importantes, como García Sierra y el expresidente Sánchez Velasco, la familia que lidera el PP en Beleña cuenta con un estatus en las instituciones gobernadas por los populares.

A la espera de que Javier Iglesias confirme oficialmente (de palabra o por el BOP) que concurrirá a las próximas elecciones municipales en la lista del PP por Beleña, cabe recordar que no es el único responsable 'popular' que ha aterrizado en esta pequeña localidad para asegurarse el puesto en las instituciones. De hecho, es un lugar cotizado y al que han acudido habitualmente para colocar a algunos de sus más señalados nombres antes de que Iglesias, que parece no tener hueco en ningún sitio más a pesar de que es el presidente provincial, haya tenido que recurrir a esta última opción. Algo que, posiblemente, le puede costar alguna prebenda.

 

Uno de ellos es un personaje rodeado de polémica en los últimos tiempos, Carlos García Sierra. El vicepresidente está señalado por la denominada 'trama Diputación', el escándalo de supuesta corrupción en la concesión de obras de la institución provincial; y también por el discutible uso que hizo un subordinado directo, el director de Fomento Manuel Borrego, de fondos públicos para pagar facturas de bares y restaurantes en festivo.

 

García Sierra también está buscando acomodo para estos comicios, algo que para él es algo habitual. En la última legislatura fue elegido por Tabera de Abajo, donde el PP le hizo por segunda legislatura consecutiva un hueco en la lista como concejal, otra plaza segura para quien ya era vicepresidente. García Sierra aterrizó en Beleña hace doce años, en 2003, cuando fue número 2 del actual alcalde. Y desde allí accedió al puesto de vicepresidente segundo de la Diputación.

 

Antes, en 1999, la lista de Beleña acogió a otro ilustre del PP salmantino. Se trata de Manuel Sánchez Velasco, expresidente de la Diputación. Fue precisamente su puesto en Beleña lo que le permitió acceder a la presidencia en marzo de 2001 cuando abandonó el puesto Alfonso Fernández Mañueco. En la legislatura anterior, había ido en la lista de Calzada de Don Diego. El paso de Sánchez Velasco por Beleña parece dejó huella, porque el pueblo tiene una plaza a su nombre.

 

Este caso evidencia que, en Beleña, los favores al partido van en las dos direcciones. A cambio de colarse sin que nadie pregunte en estas seguras listas, otro de los hermanos dueños de la residencia se ha hecho un sitio en puestos de libre designación, primero en la Diputación y ahora al lado del delegado de la Junta. Un ejemplo de que los favores igual que van, vuelven a su origen.

 

El último en aterrizar en Beleña en unas elecciones fue Manuel Martín. El exconcejal y exdiputado, un histórico del PP salmantino, concurrió por esta lista en su última aventura políticas, en las elecciones de 2007. Tras varias legislaturas entrando en la Diputación como concejal del Ayuntamiento de Salamanca, entonces se integró en la lista de Beleña para una nueva legislatura en el pleno de La Salina.